COLUMNISTAS RETIRO ESPIRITUAL

¿Cómo se evalúa al Gabinete?

.

El Presidente reunió a su Gabinete para evaluar su desempeño durante el primer año de gestión. Hace un tiempo, el Presidente Mauricio Macri también había señalado: “Quiero decirles que este punto de partida que tenemos hoy es sobre el cual quiero y acepto ser evaluado como Presidente”. Pero ¿cómo se evalúa a un Presidente? ¿y a un Gabinete? ¿Con que vara se mide su desempeño?

La experiencia de países vecinos indica que muchos Presidentes eligen contar un plan de gobierno o un plan nacional de desarrollo que hace las veces de hoja de ruta para su tiempo en el poder. Esos planes de mediano plazo, indican áreas donde se concentrarán los esfuerzos del gobierno. Idealmente, ese plan contiene grandes objetivos y metas de gobierno que permiten medir los avances o retrocesos en materia de desarrollo. En México por ejemplo, se creó el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, conformado por un objetivo general, cinco metas nacionales y tres estrategias transversales. En Costa Rica, existe un Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 que incluye un diagnóstico, estrategias sectoriales, inversión y gestión del plan entre otros elementos.

Con planes de desarrollo conocidos por la ciudadanía, el Presidente y su Gabinete pueden dar “examen” a menudo a través de sus presentaciones públicas, los informes de su Jefe de Gabinete y Ministros al Congreso y la comunicación oficial que despliegue a través de una estrategia amplia de gobierno abierto.

En cualquier caso, el punto de partida de un plan de gobierno está más ligado al inicio del mandato que a otros momentos que puedan fijarse a posteriori. Es difícil pensar en la construcción de una línea de base que sea independiente de la fecha del recambio presidencial que es el momento institucional que indica el comienzo de una nueva etapa.
En ausencia de plan de gobierno explícito, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible también proporcionan un marco de acuerdos internacionales para evaluar al Presidente o el desempeño de su Gabiente. Acordado a escala global y con metas nacionales ya formuladas, el gobierno argentino debe informar anualmente a la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de cada año.

En cualquier caso, evaluar a un Presidente es un ejercicio democrático que nos involucra a nivel individual y que se basa en nuestros valores y visión del mundo. Si los objetivos de gobierno y la información que recibimos es de calidad, nuestra evaluación personal del desempeño del Presidente estará mejor fundamentada.

Pero evaluar a un Presidente y su Gabinete también supone contar con instituciones democráticas que faciliten esa evaluación. Un organismo estadístico confiable, funcionarios ejecutivos que brinden informes de calidad y legisladores que exijan cuentas son elementos indispensables de una política nacional de evaluación que debe incluir al Presidente y sus Ministros. También sería deseable contar con una Agencia Nacional de Evaluación de Políticas que tome en serio el trabajo de medir y evaluar los resultados de la acción del Estado para ponerlos a disposición de la ciudadanía. En última instancia es ella, a través de su voto quién dará el visto bueno sobre la gestión del Presidente y su equipo en las próximas elecciones.

*Directora Programa de Monitoreo y Evaluación de CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas). para la Equidad y el Crecimiento). www.cippec.org @CIPPEC

Natalia Aquilino