COLUMNISTAS DIFICULTADES PARA RECALCULAR

¿Cómo vuelvo?

.

PERFIL COMPLETO

Maestros. María Merlino interpreta a una maestra rural que cambió su rutina y quedó perdida.
Maestros. María Merlino interpreta a una maestra rural que cambió su rutina y quedó perdida. Foto:Cedoc Perfil
Cómo vuelvo, una obra que basada en relatos de Hebe Uhart, la actriz María Merlino interpreta –magistralmente– a una maestra rural, criada en los cánones ecuménicos del magisterio sarmientino y que forma familia y pareja. Atraviesa diversas situaciones, en un reconocible interior argentino. En el ejercicio docente, colisionan la vocación y la misión de maestra con las trabas de la burocracia y el Estado y el régimen disciplinario de la institución. Hasta que la  maestra tiene un desliz, que le hace cambiar la mirada de las cosas. No se revelará más de la trama, a la espera de que el lector pueda disfrutar de la puesta en algún momento.
Pero la maestra se hace la pregunta existencial –“¿Cómo vuelvo?”– a la expectativa de un regreso a su equilibrio anterior.  
En una semana en donde hubo docentes que se movilizaron masivamente en todo el país y mientras se demora el inicio de las clases por la protesta sindical, la pregunta –“¿Cómo vuelvo?”– parece aplicar a la encerrona en que quedó el Gobierno, cruzado por los fuegos de las demandas sociales insatisfechas, las metas económicas no alcanzadas aún y sus propios desafíos políticos por delante.

¿Cómo volver del slogan de campaña?Diga que la historia de la Argentina y la del PRO y su llegada al Gobierno habilitan a pensar a lo impensando como posible, que si no, el discurso oficial después de la protesta de la CGT sólo sería admisible en políticos necios, sordos y ciegos. La reacción se torna peligroso cuando uno empieza a sospechar que el andamiaje económico está atado a percepciones y creencias más que a datos. Marcos Peña, horas después de concluida la movilización obrera ante unos 500 empresarios y ejecutivos convocados por The Economist. Allí disparó que el Gobierno y el presidente Macri, y su programa, continúan teniendo niveles de aceptación altísimos y mayoritarios en la opinión pública. En cambio, redirigió la mirada hacia la interna sindical que había derivado en un episodio de enfrentamientos en el palco. Por una vez, aquí se coincidirá con el sindicalista Luis Barrionuevo, en su caracterización de los incidentes en que interpelaron a la cúpula cegetista con la demanda de un paro general. “Miran una estupidez que ocurrió y quieren tapar la realidad”, dijo Barrionuevo en relación con el Gobierno.

La administración de Macri/Sturzenegger/Quintana/Lopetegui/Dujovne/Cabrera/Caputo/Buryaile no tiene para mostrar exceso de datos económicos positivos sustentables. Sólo el ministro de Agroindustria pudo llevar a su jefe en Expoagro una sonrisa, explicada en el boom de la economía primarizada aún. Pero ni siquiera la industria transformadora del campo, como la láctea, se salva de atravesar una crisis. El caso de Sancor es demostrativo de la dinámica que asume el Gobierno, muchas veces contraproducente de sus propias declamaciones. La salida no necesariamente sería un salvataje y los subsidios. Pero como se escribió hace tiempo en esta columna, el propio competidor y mayor jugador del sector, Mastellone, viene quejándose también por la falta de interlocutores oficiales sobre la estrategia industrial.

¿Cómo volver del gradualismo sin ir al shock? Como se explica en esta edición, los niveles de consumo siguieron en febrero cayendo en picada. El repunte que se siente hace cuatro meses en la actividad y en la creación de empleo en el sector privado, no logran hacer pie en la sensación de la gente. Lo que aparecía como un freno a la inflación, retomó con fuerza en enero y febrero. Esa fue la confirmación de la semana, junto con la del crecimiento de la tasa de pobreza y de indigencia, en un 0,9% en 2016. Nada que no se supiera con los datos del remozado Indec, aunque la desmesura de un 32,9% de la población sin poder satisfacer sus necesidades es un dato contundente de la realidad. Las negociaciones bonaerenses demuestran que el Gobierno sigue parado en la defensa de las cuentas fiscales, con ofertas amarretas en la mesa con los docentes. Algunos economistas empero, sostienen que ya se pasó el tiempo del shock, y que le queda la política.

¿Cómo volver del inflation targeting? Síntoma positivo de registro de la realidad fue la actitud de haber frenado aumentos de transporte y de desdoplar los del gas. Macri recalculó a costa de las cuentas fiscales. Mayor gradualismo preelectoral. Pero del lado del Banco Central, Federico Sturzenegger deberá mostrar cómo encamina los índices inflacionarios hacia su corredor entre 12 y 17% anual, cuando el nuevo consenso técnico la ubica en no menos de 20%. La credibilidad que había logrado para la institución puede quedar dañada. Para llegar a la meta fijada, debería haber una inflación de 1% mensual. Ya definió el Central que  mantendrá inmóvil la tasa por tres meses. Por suerte, la tibia recuperación que se insinuó en diciembre trajo también un aumento de la demanda de crédito, a un ritmo de 14,7% anualizado, lo cual podría confirmar que hay brotes verdes en el horizonte. Seguramente limitados, también, por un curso de acción que, por herencia o impericia, no logra hacer pie.