COLUMNISTAS PRETEXTOS

Construyamos

Brillante idea la de mi amigo Donald, brillante.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Brillante idea la de mi amigo Donald, brillante. Me refiero al señor presi de los Iunaited Steits, usted ya se habrá dado cuenta. Brillante, original y estupenda. Y sumamente práctica. También se habrá dado cuenta de que me refiero a lo de la construcción del muro. Qué bueno para ambos países y además para darle trabajo a la gente que de vez en cuando se queja de que no hay laburo. Bueno, ahí lo tienen muchachos: a apilar ladrillos, vamos, con entusiasmo y una sonrisa en los labios. Y para el paisaje, no me diga que no es un cambio agradable y acorde con los tiempos, aparte de que va a atraer al turismo mundial, no hay duda alguna. Le pregunté a Don si le parecía conveniente que yo lo comentara para otros países de estas dos Américas y me contestó qué bien, piba, por supuesto que podés, no en lunfardo porteño sino en slang yanqui, pero usted ya verá la diferencia, ¿no? Así que estuve pensando y trazando croquis en metros y metros de papel. Entre nosotros y Uruguay, imposible porque tendríamos que construir en el Río de la Plata y saldría carísimo, y lo que una quiere es ahorrar guita. Además, cómo va a ir una a molestar al paisito con el que tenemos tanto en común, empezando por el idioma y pasando por Carlitos Gardel. No tenemos tanto con Paraguay, pero amigo mío, tenemos otro montón entre el río y la posibilidad del contrabando, ¿o cómo se imagina usted que podremos pasar tranquilos de un país hermano a otro país hermano si hay aduanas y toda esa burocracia enojosa? Así que nones. Y con Bolivia menos porque si hacemos un muro van a decir que nosotros no respetamos a los pueblos originarios. Con Chile sería lo ideal pero con Chile ya tenemos y sin poner ni un guita: los Andes, compañero, son el mejor de los muros y ya nos lo regaló Tata Dios, así que ni se le ocurra proponer otro, que es sacrilegio. ¿Y qué otro país nos queda? Se lo pregunto a usted porque yo en geografía política ando un poco floja. Ningún otro, no nos queda ningún otro, ni grande ni chico ni algo ni lo contrario.

¿Eso quiere decir que nos vamos a quedar sin muro, nosotros que andamos siempre a la cabeza de la patota de países hermanos? Y, sí, quiere decir eso, lo lamento.

Caramba, qué bajón. Me muero de envidia porque no se me ocurrió a mí la maravillosa idea que se le ocurrió a mi amigo Don a propósito de no sé muy bien qué. Bueno, eso qué importa. Si se le ocurre a usted un buen pretexto, avíseme y nos metemos en el baile de los muros, qué se cree Donald, caramba.



Temas: