COLUMNISTAS OPINION

Cristina como problema y solución

.

PERFIL COMPLETO

Preguntada por un periodista profesional, por primera vez en unos 10 años, Cristina Fernández de Kirchner exhibió una vez más su solidez retórica sin coaching, su ductilidad histriónica y una lógica de relato marcado por medias verdades, mentiras y necedades. Nada nuevo bajo el sol.

Aun así, la repercusión pública en torno a la reaparición mediática de la ex presidenta ratifica su protagonismo en la campaña. También explica –más allá de los egos, el suyo incluido– su aspiración de erigirse en la principal líder opositora a Cambiemos.

Es evidente su estrategia ahora desde la provincia de Buenos Aires y luego en el Senado, pese a que no sería lo mismo si entra ganadora que segunda, obviamente. La explicitó desde un supuesto renunciamiento patriótico con el que hizo título principal Página/12: “Si en el 2019 soy un obstáculo para ganar, me excluyo”. Eso mismo dijo hace unos meses ante unos fans de C5N pero en relación a su candidatura como senadora. Ahí la tenemos. Tampoco la ayuda a resultar creíble en este punto el mensaje enviado días atrás a los candidatos peronistas que le compiten en territorio bonaerense, que se podría sintetizar conceptualmente en un “Unámonos y vengan a mí”.

Dejemos de lado si tiene éxito en convencer a los votantes de que es la única o la mejor opción electoral al oficialismo. También las explicaciones que deberá dar a la Justicia sobre su multiplicación patrimonial y los escándalos de corrupción de su gestión (difícil que le alcance con hacer puchero como ante Novaresio por los bolsos de López en nombre de los jóvenes que se tatuaron los rostros de El y Ella, en vez de asumir la cleptomanía de gran parte de su administración). O la investigación sobre el acuerdo con Irán, que debería ser llevada por un magistrado serio, no por Bonadio. Ni hablar si algún juez valida el tardío y curioso peritaje de Gendarmería en torno a la muerte de Nisman.

Corramos todo eso. No son temas menores, ni mucho menos, pero no van al meollo de esta mirada. Porque lo que se quiere plantear aquí es que la centralidad de Cristina está siendo al mismo tiempo un problema y una solución. Valga la aparente contradicción.

CFK es un problema para un peronismo que no suele digerir en paz sus derrotas presidenciales y busca revancha en el siguiente turno ejecutivo. En casi tres décadas y media de democracia, el peronismo nunca fue derrotado dos veces seguidas a la hora de elegir presidente.

Por ello es que están aquellos dirigentes peronistas que pretenden dar vuelta la página, con mayor, menor o nulo grado de autocrítica honesta. A gobernadores, intendentes, legisladores y candidatos acaso los aliente más la necesidad que el convencimiento. Nuestro sistema ha engendrado al Poder Ejecutivo Nacional como el principal partido político del país, a partir de la enorme maquinaria de fondos de la que dispone, convenientemente unitaria.

Ese sector cree que en dos años no habrá chance electoral para el peronismo (y para ellos) si Cristina sigue marcando la cancha en la que se juega. Difícil hablar de renovación si lo que se muestra es más de lo mismo, de lo que ya hubo y duró doce años. El pragmatismo peronista, y ese ímpetu por ganar, explican las volteretas de varios que vuelven a abrazar a CFK como si acá no hubiera pasado nada. Pero vaya si pasó.

Esa es la razón por la que el problema del peronismo atomizado o tras un liderazgo sin amplio respaldo social termina siendo una solución para Cambiemos. “Lo mejor que nos puede pasar es que Cristina sea candidata en 2019”, confiesa sin rubor un funcionario macrista de la primera hora.

En el oficialismo, donde con optimismo reprimido se da por descontado un cómodo triunfo nacional en un mes, ya se plantean escenarios futuros de más mediano y largo plazo.

Se analiza allí que el protagonismo cristinista tiene un doble efecto benéfico para Cambiemos. Por un lado, aturde al peronismo y todos aquellos que tratan de mostrarse como superadores de la era K. Citan los casos evidentes de Massa y Randazzo, sumergidos en las encuestas serias producto de la alta polarización, un fenómeno inusual en un comicio de renovación legislativa.

La segunda consecuencia positiva a los ojos del macrismo es que la ex presidenta sigue liderando con comodidad el ranking de dirigentes con peor imagen del país, de acuerdo a estudios que no solamente circulan por la Casa Rosada o la Jefatura de Gabinete.

El Gobierno logra así, gracias a la tan meneada grieta, disimular o superar sus propias insuficiencias de imagen o de gestión, en nombre de un posible regreso al pasado que está ahí, que le responde lo que quiere y como quiere a Novaresio.

Igual, el dinamismo de los procesos sociopolíticos argentinos obliga a evitar conclusiones apresuradas. El mismo PRO puede dar fe de ello, cuando parecía condenado a ser apenas una fuerza vecinal.