COLUMNISTAS OPINIÓN

Cruzando los límites

Los debates relacionados con la ciencia ficción suelen comenzar intentando definir el significante –qué es la ciencia ficción– para pasar rápidamente a cuestionar la validez de la etiqueta y los pros y los contras de producir literatura de género.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Los debates relacionados con la ciencia ficción suelen comenzar intentando definir el significante –qué es la ciencia ficción– para pasar rápidamente a cuestionar la validez de la etiqueta y los pros y los contras de producir literatura de género. Pero no se trata de un fenómeno inamovible, no es como debatir sobre lenguas muertas; ésta es una materia en continua formación, de expresiones variadas y variantes, y respecto de lo que se produce hoy en día tal discusión parece ir perdiendo sentido. Los géneros ya no se perciben como compartimientos estancos, hay un borroneo de los límites, apropiación de herramientas e imaginarios, hibridación y mestizaje.

En Argentina se publican actualmente gran cantidad de obras que contienen elementos y planteos característicos de la ciencia ficción. ¿Futuros distópicos, digitalización, mutaciones, contacto con extraterrestres? Quema (Gog&Magog) de Ariadna Castellarnau, Los cuerpos del verano (Factotum) de Martín Felipe Castagnet, El Rey del Agua (Alfaguara), de Claudia Aboaf, La niña austral (Letra Sudaca) de Esteban Prado, Cataratas (Mondadori) de Hernán Vanoli, sólo por nombrar algunas.

Asistimos a un proceso particular: por un lado, la ciencia ficción vive una disolución en el conjunto (en el conjunto de la realidad, porque está cada vez más presente en la vida cotidiana, y en el conjunto de la literatura o producción artística general justamente por lo antes dicho), y por el otro lado vive una reducción a lo esencial (reducción en el sentido alquímico, una búsqueda de lo realmente constitutivo, de lo que no es forma sino fundamento, porque sólo conociendo eso puede ser combinada de verdad).

En este sentido, la ciencia ficción es un modo de pensar la realidad; se caracteriza por sumar al razonamiento crítico la capacidad especulativa. Señala, cuestiona, advierte, y su principal propósito es hacer preguntas incómodas. Por eso sus planteos enriquecen cualquier género con el que entre a jugar y siempre tendrá asegurado su lugar como parte de la mejor literatura.


*Escritora. Directora de Próxima.



Laura Ponce