COLUMNISTAS OPINION

Cuando los CEOs ven a Federer

.

Roger Federer, considerado el mejor tenista de la historia, reapareció en el circuito tras seis meses de recuperación de una operación de rodilla, y en una etapa de la vida en que muchos atletas deciden poner fin a su carrera, se reinventó y triunfó en Australia, Indian Wells y Miami.

Tras disfrutar de sus éxitos reflexioné que este fenómeno del deporte tenía mucho para enseñarles a los ejecutivos con los que trabajo a diario. La competencia deportiva de alto nivel es una poderosa metáfora del ambiente de negocios: deportistas y ejecutivos luchan ferozmente por sobresalir; victorias y derrotas se deciden por pequeños márgenes; sus carreras profesionales están condicionadas al logro de objetivos; perseverancia y resiliencia frente a las derrotas son vitales para alcanzar la cima y mantenerse en ella.
Pues bien, entonces ¿qué podemos aprender del gran Roger?
◆ Para ser exitoso en tu carrera profesional vas a necesitar poder reinventarte. Federer se tomó el tiempo para recuperarse de su lesión, planificó su retorno, cambió aspectos esenciales de su juego y entrenó con dedicación y humildad. Aquellos ejecutivos que quieran reinventarse podrían comenzar por hacerse estas preguntas: ¿qué necesito aprender personalmente para poder “reciclarme”?, ¿qué hábitos, creencias y pensamientos tengo que cambiar, que me sirvieron para llegar hasta aquí pero que ya no me sirven para seguir avanzando?, ¿confío en mi equipo de trabajo para llevar adelante los cambios que necesito hacer?, ¿necesito invertir en prepararlos mejor o tal vez debo cambiar a alguno de los integrantes?, ¿qué puedo delegar y en quién para ser más productivo?
◆ Durante la jornada laboral, saber dosificar y regenerar la energía. La capacidad de rendir al máximo bajo una presión casi inhumana es una de las fortalezas de Federer. El consigue mantenerse concentrado en lo importante, logrando abstraerse de las distracciones potenciales. La gran mayoría de los ejecutivos que conozco no paran ni un minuto durante el día. Agendas cargadas y cantidad de obligaciones los hacen sentir culpa cuando paran para descansar. Esta es una de las creencias que deben cambiar. Poder parar, descansar y relajarse es vital para regenerar la energía.
◆ Entrenar la fortaleza mental. En este tema, Roger Federer también tiene valiosas lecciones para darnos. En su adolescencia sufría mucho la presión y enloquecía cuando las cosas no salían como él quería, pero poco a poco fue entendiendo la importancia de ser estable emocionalmente. Tanto para los mejores atletas como para los ejecutivos que lideran organizaciones, llegar a la cima es el resultado de una planificación muy cuidadosa, definir una buena estrategia para su carrera, tener más victorias que derrotas y saber aprovechar las oportunidades. Pero la mentalidad positiva y resiliente de los campeones es lo que marca la diferencia y lo que permite mantenerse en la cima.
◆ Amar lo que hace y hacer lo que ama. Mucha gente se pregunta por qué una persona que lo ganó todo tiene que sufrir jugando largas horas bajo el sol para ganar un título más. Roger nos dice que no podría estar dedicándose a nada mejor en su vida que lo que está haciendo. La reflexión que podemos hacer es que para llegar a esos niveles de éxito amar lo que uno hace, amar el desafío y poder hacer lo que uno ama hace una gran diferencia con el resto.
◆ Tomarse el tiempo para celebrar las victorias. ¿Cuándo fue la última vez que usted se tomó un tiempo para celebrar junto con su equipo el logro de una meta? Federer sabe de la importancia de tomarse un tiempo para celebrar sus victorias. Ayuda para conectar con el sentido y la alegría que tiene haber trabajado duro para lograr algo. En un momento en que la supervivencia es una prioridad clave en tantas organizaciones, no hay que olvidarse de dedicar un tiempo a celebrar éxitos, por pequeños que sean. n

*Consultor especializado en cultura organizacional. Profesor en la Maestría de Coaching de la USAL.

Ricardo Kofman*