COLUMNISTAS CANDIDATOS

Daniel, mentís

Moderación y gradualismo fue una propuesta de campaña honesta, pero que no alcanzó a saciar la necesidad de cambio que reclamaba la sociedad.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

"¿Cómo estás?", le pregunto a mi candidato en el piso 19º del Banco Provincia sobre la calle San Martín a unos metros de Plaza de Mayo. Con la carraspera que lo acompañó la última semana de la campaña me contestó: "hoy canté 15 himnos, estoy poniendo todo. Quiero que la gente entienda que no se juega el destino de dos personas, tenemos miradas opuestas en cosas centrales" y se fue a su próxima cita.

El actual presidente Mauricio Macri, había atravesado el debate presidencial y la última semana de campaña machacando con una frase "miente Daniel cuando dice que…", ante cualquier pregunta de un periodista referida a su rival por esas horas. Esto se puede apreciar en la entrevista que le hiciera Jorge Rial al candidato del PRO el 17 de noviembre en el programa Intrusos que se emite por América Televisión, textualmente responde ante la consulta sobre una posible devaluación del peso frente al dólar. Minuto 6 con 08 segundos en el canal de YouTube de Mauricio Macri.


—Jorge Rial: ¿Vas a devaluar?
—Mauricio Macri: "No, no vamos a devaluar es mentira de él (Daniel Scioli)".

Llegamos al debate de la segunda vuelta con una discusión interna: ser agresivo con el adversario o hablarle al público en sus casas. Los candidatos hicieron un mix, sin embargo, Mauricio Macri decidió a grandes rasgos lo primero y Daniel Scioli lo segundo. Si como ejercicio periodístico o intelectual, a quien lee éstas líneas le interesa volver a ver ese debate, se dará cuenta de que son muy fáciles de detectar estas dos posturas en los candidatos. Exactamente lo opuesto de lo que estaba instalado hasta ese momento en la agenda pública. Scioli, se decía, era el agresivo candidato kirchnerizado y llevaba adelante una campaña del miedo, y Macri era la víctima tratando de explicarle a la ciudadanía sus propuestas. Incluso, rápido de reflejos, lanzan una campaña en redes sociales llamada Bu! en la que el equipo de comunicación de Cambiemos logra hacer fuerza de debilidad con pequeñas piezas que hacen hincapié en que desde el oficialismo (de ese entonces) se mentía cuando se le atribuía devaluación, tarifazos y despidos a la fuerza opositora. Quizá, la campaña Bu! fue lo mejor en redes sociales de la campaña presidencial por su rapidez y efecto. El FpV sostenía a través de su candidato que iba a existir un tarifazo producto de la quita de subsidios. Así se puede apreciar a Daniel Scioli en el canal de YouTube de la organización Argentina Debate en el minuto 25, en donde se pregunta, "¿quién va a pagar el costo de sacar los subsidios? (como proponen el PRO), el aumento de la luz, el gas, el transporte".

Los aumentos llegaron al 700%. La campaña Bu! se instaló rápido en la cibermilitancia de Cambiemos y piezas que decían "Si votás a Macri te aumenta la tarifa de luz en un 200%" se viralizaron. La realidad superó la ficción. Creer en la honestidad de la palabra como eje de la campaña, proponiendo lo que queríamos hacer claro y sencillo fue un error. La honestidad no llega a ser valorada, ya que influyen los factores que se instalaron en el imaginario colectivo con anterioridad y que se viene construyendo por los candidatos muchos años antes de la señal de largada de un ciclo electoral. Los candidatos poseen con el elector una confianza previa, lo prometido y realizado se alinean con el deseo de la sociedad de continuidad o cambio más allá de los candidatos y el cumplimiento de esas promesas. Nos equivocamos. Moderación y gradualismo fue una propuesta honesta, pero que no alcanzó a saciar la necesidad de cambio que reclamaba la sociedad. Quizá si Daniel mentía ganábamos. Errores (?) honestos al fin.

*Miembro del equipo de Daniel Scioli.



Carlos Gianella