COLUMNISTAS DELITOS

De trolls y de vikingos

Todo relato político contiene su sombra deformante y su semiótica de laboratorio de villanos.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Todo relato político contiene su sombra deformante y su semiótica de laboratorio de villanos. El mismo incidente es leído en sus diversos relatos y las capas de pintura son más gruesas que el acontecimiento mismo. Las leyes malas ahora son buenas y Lilita llama a orar por la patria. Así, los trolls festejan la detención en Ezeiza y expulsión de Petter Titland. El ciudadano noruego es miembro de Attac que, pese al nombre rimbombante es probadamente pacifista.

Más relatos: con desparpajo pero sin distracción, una periodista mexicana reseña el episodio con crueldad. A muchos lectores mexicanos les gustará leer que la Argentina ha caído en abyecta desgracia. Escrito con distancia, y quizás desconociendo que una mayoría muy argentina votó a quienes votan a su vez (en ese mercado persa de favores que es el Congreso) la ley que empobrecerá a nuestros jubilados y trabajadores, impresiona –decía– que esta mexicana lo narre, como otros, usando la palabra “Venezuela”. Para ella, un gobierno sostenido y edificado sobre la promesa de salvarnos de ser Venezuela acaba por ofrecer idéntico modelo. ¿O no es en Caracas donde se supone que los opositores no pueden tener cabida? Los trolls de turno responden que está muy bien impedir entrar a Hezbollah o a Isis; estos trolls y semitrolls son los votantes legítimos de Cambiemos, gente sin mucha formación para el pensamiento, con poco conocimiento del mundo, pero con una gran, enorme pasión retórica hacia los valores de la oligarquía a la que no pertenecen.

Los artículos foráneos son escritos (con razones) para mofarse del sistema legal que nos gobierna. Pero los de la Cancillería son más impresionantes. El motivo para negar la entrada a priori de un ciudadano en regla es que le revisaron el Facebook. Y se dieron cuenta de que hay muchas personas y algunas ONG que vigilan con recelo aquello que se cocina en la Organización Mundial del Comercio. Ese recelo es –desde ahora– oficialmente delito.



Temas: