COLUMNISTAS CONTRASTES

Desde lejos no se ve

La realidad local no sonríe tanto como los dirigentes de Davos. Lo que impone la agenda política y económica.

Foto:Dibujo: Pablo Temes

Mejor afuera que adentro. Primera conclusión del Presidente al regresar de Davos, embriagado con abrazos de líderes internacionales, promesas de inversión y de préstamos externos, Si  se acuerda con los holdouts, claro,  como alguna vez  dijo Axel Kicillof que había que hacerlo. Vana gloria, evanescente. Al mundo occidental y cristiano que lo halaga, incluyendo a Israel, parece bastarle –como represalia a la década de aislamiento cristinista– que Macri anuncie la dirección y el destino de su viaje futuro. Hasta le concedieron rol protagónico cuando apenas es partenaire de un complejo universo. Logró, eso sí, reconocimiento más rápido que en su momento Carlos Menem, iniciador en los noventa de un itinerario económico y político semejante. Mientras, en la Argentina, al bisoño mandatario empiezan a exigirle el precio de lo que costará ese nuevo viaje, sea por concepto de inflación, tipo de cambio, empleo, niveles de actividad y democracia participativa. Delicias de la gestión, el costoso privilegio de estar cerca. Mejor afuera que adentro, entonces.

Aunque adentro recoge suertes varias: óptima disposición del público, según las encuestas veraniegas, y cierta sonrisa de los planetas por la deserción opositora que le garantiza uno o dos años de estabilidad si no ocurren cataclismos. A la recluida dama sureña se le desmorona el dominio que acumulaba en el Parlamento para trabar al Gobierno, se le parten los bloques legislativos y Ella, algo desconcertada, ni usa palabras propias para objetar, apela a la obviedad de Larroque o a los comentarios de Alvarez Agis. Al contrario de su naturaleza, piensa más en defenderse que en atacar, se nutre del desdén chismoso contra aquellos que “yo sabía que me iban a traicionar”. Ni el viaje a Rusia la alienta. En rigor, Cristina se quedó sin nafta. Y todavía, sabe, no llegó el aguacero. Claro que Macri, aún gastando lo que no le sobra para captar rivales (de Massa a intendentes bonaerenses), bascula por tonterías propias y la dificultad para contener su propia alianza ganadora: los radicales no parecen satisfechos con las porciones recibidas y Elisa Carrió pasa de álter ego a crítica compulsiva, según las horas. Cuestiona, por ejemplo, la influencia eventual de un hombre del juego en la Justicia, Daniel  Angelici, también su peso específico en los organismos de Inteligencia. Trató de impedir la llegada de Ricardo Echegaray a la Auditoría (aunque evitó que continuara en AFIP y Aduanas), destroza a  Ricardo Lorenzetti en la Corte (instituto que podría conformarse con nueve miembros en convenio con los senadores) sin la venia –dicen– del propio Ejecutivo y, por si fuera poco, hasta logró bloquear la llegada de un disidente de Milani a la cúpula del Ejército, el general Sosa (derivado al Estado Mayor Conjunto), quizá por pecar en alguna cena familiar con Carlos Zannini, habilitando en la jefatura al general Suñer, quien nunca en su vida se manifestó contra Milani. Ni al ministro radical Martínez le debe haber gustado la maniobra. Rarezas de la gestión. Calla, en cambio, sus observaciones al negocio del juego, su caballito en la campaña, como si se hubiera colmado con el rechazo de María Eugenia Vidal a recibir dádivas de ese sector, como también lo hizo con los suculentos ingresos mensuales y non sanctos que antes percibía la Provincia por las “recaudaciones’’ de los aparatos de seguridad.

La debacle universal del fluido disolvió expectativas de riqueza eterna en las provincias 

Urgente. Disgustos menores cuando hay urgencias mayores para Macri: este fin de semana debe atender la crisis petrolera en Chubut y otras provincias del rubro que amenazan desbordarse aún más. Hay un ultimátum de guerra  para el martes. La debacle universal del fluido disolvió expectativas de riqueza eterna en las provincias y algunos ya sugieren importar, liberar el mercado y dejar de producir; sostienen: con los actuales precios en descenso, a menos de 29 dólares el barril, parece una demencia conservar un pago estatal de más de 60 como sostén. Un subsidio monumental, claro, que en verdad oculta la compensación a empresas que durante el gobierno pasado en rigor subsidiaron al Estado con los precios a la inversa. Más allá de la justicia, los cálculos indican que hoy el costo del precio sostén demandará entre  6 mil y 7 mil millones de dólares por año, lo que perfora cualquier economía. Bajan los costos si se elige la opción importadora, pero sería un contrasentido para un gobierno que se califica de desarrollista, sin incluir el cierre de pozos, la pérdida de empleo, parálisis de la industria, el corte de suministros y rebelión social en provincias de un solo rubro que se suponían millonarias. Y con sindicatos más violentos que los camioneros, a los que les provoca risa la conciliación obligatoria. Para salvar el ultimátum del próximo martes se debate en la Rosada si se convoca o no a una cumbre con todos los sectores involucrados para discutir ajustes en salarios (petroleros ganan el doble de un obrero en la mejor empresa siderúrgica), contribuciones empresarias, aportes estatales y supresión de personal (30% de exceso, afirman), abundancia que prosperó en las empresas privadas para facilitar campañas clientelares, como la  de Das Neves gobernador. Incendio no previsto, anticipatorio de otro enigma para marzo: las paritarias. Si hace un mes los gremios ni pestañeaban cuando Prat-Gay reclamaba atender hasta un 26% de aumento,  ahora ese porcentaje trepó diez puntos a exigir por el rebalse de los precios, sobre todo en la canasta familiar.
Falló, inclusive, la intimación de Macri a sus colegas empresarios cuando les dijo: “Cuidado, miren que yo a ustedes los conozco”. También falló en el pronóstico de que las compañías, una vez levantado el cepo, iban a retroceder en los precios. No ocurrió y hoy, si no se advierten alteraciones, se podría volver a la configuración cambiaria del último noviembre, a la repetición ya manifiesta cuando Kicillof y Fábrega se comieron su propia devaluación en la administración anterior.  Pésima noticia para el plan antiinflacionario trianual que anunció Prat-Gay.

Mejor afuera que adentro, diría Macri, pero Washington, Davos y Londres no van al supermercado.



rgarcia