COLUMNISTAS CELEBRACIÓN

Diecisiete -te llueve-

Como en los cumples, se celebra otra vuelta al sol. Que a diferencia de los cumpleaños no se sabe bien cuando empezó. Por eso hay algo de mito, de religión

PERFIL COMPLETO

Llegada del 2017.
Llegada del 2017. Foto:Cedoc

Los que creen (o adscriben) en llamar al primero de enero "año nuevo", son todos una manga de cumpleañeros.

Lo que en verdad festejan, aunque algunos no lo sepan, es el cumpleaños del planeta y de todos sus viajeros.

Por ende, estamos mas viejitos. Los bebes q nacen son mas viejitos, porque el mundo esta mas viejito.

Como en los cumples, se celebra otra vuelta al sol. Que a diferencia de los cumpleaños no se sabe bien cuando empezó. Por eso hay algo de mito, de religión. Y de ahí, las sombrías costumbres de que sea rosa la ropa interior. De bajar el escalón con el derecho. En dejar sordos a los perros y saludarnos un montón.

Un sol que los científicos aseguran dentro de muchos años se hinchará y luego se apagará. Y un mundo cuyas reglas, una vez mas volverán a cambiar. Al punto tal que será imposible de así volver a nombrar.

Empaquetar el tiempo en años, nos da tranquilidad. Partir los recuerdos en bloques. Hace mas fácil la tarea de apreciar.

Pero volvé. Volvamos acá. Aún hay mucho tiempo que transitar. Y cuando nos quedemos sin sol quizás exista algo mejor. Todo esta intro es en realidad una excusa (como la anual) para desde esta columna esbozar: Deja de buscar. Inventá eso que tanto anhelas. Que en realidad es lo que venís haciendo. También cuando te va mal.

Y si realmente crees que es el cumpleaños. No seas incordial. Hacele (hacete) un regalo, tratá de no contaminar.

[En cada acción hay algo que sin darte cuenta se mueve.
Y si escupís para arriba, te llueve.]

(*) Twitter: @llavemaestraok
www.lallavemaestra.com.ar



Mariano Marquevich