COLUMNISTAS EUROPA SIGUE EN PROBLEMAS

Distintos tonos de rojo

El Banco Mundial cometió un error al pronosticar un mayor déficit en España. Y en el Parlamento Europeo, Daniel Cohn-Bendit ironizó sobre quién pagará la crisis.

PERFIL COMPLETO

Promediando esta semana, Andrew Burns, director de Tendencias Macroeconómicas del Banco Mundial, sentenció –durante una ronda de prensa convocada para presentar el informe “Perspectivas económicas globales correspondientes al verano de 2010”– que el rojo de las cuentas de España volvía su situación muy grave y que el desempleo era extremadamente alto. En dicho documento, el Banco Mundial –cuyo propósito fundacional es erradicar la pobreza en el mundo– ensalza los paquetes de medidas de ajuste del gasto público, reclamadas por los mercados y descerrajadas por los políticos europeos sobre sus conciudadanos y también sobre sus propios pies.

El 5 de mayo de este año, en el Parlamento Europeo, Daniel Cohn-Bendit (el legendario anarquista del Mayo Francés de 1968, cuando se lo conoció con el apodo de “Dani el Rojo”, desde 1994 eurodiputado ecologista) iniciaba una intervención que perdurará en la memoria. “Lo que le estamos pidiendo al gobierno (griego) de Papandreu es algo casi imposible de lograr. (…) ¿Cuánto tiempo necesitaría Alemania para arreglar sus pensiones? ¡Y le estamos pidiendo a Papandreu que lo cambie todo en tres meses! (…) Ya verán ustedes lo que va a pasar en España cuando empiecen los problemas. (…) Quiero decir con esto que debemos inspirar una actitud de responsabilidad y no pedir lo imposible.”

Andrew Burns, a pesar de haber usado el aséptico acrónimo EU-5 (Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España) para identificar a los réprobos en materia fiscal con los números en rojo, en lugar de los lacerantes PIGS (“cerdos” en inglés, Portugal, Irlanda, Grecia y España), o GIPSY (“gitano” en inglés, en referencia a Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia), o STUPID (“estúpido”, por España, Turquía, Reino Unido, Portugal, Italia y Dubai), en la primera versión liberada de su “Perspectivas económicas globales” incluyó a España entre los cinco países más endeudados de Europa. El diario español El País advirtió al Banco Mundial que se trataba de un error: los cinco países con mayor deuda pública de la Unión Europea son Italia, Grecia, Bélgica, Hungría y Francia; España ocupa el lugar decimocuarto. Burns había asociado la categoría EU-5 a un eventual default o reestructuración de sus deudas soberanas, lo que ocasionaría una severa pérdida en la confianza de los inversores, todo lo que desembocaría en un congelamiento del crédito y una consiguiente recesión. El Banco Mundial elevó su previsión de crecimiento de la economía mundial para este año al 2,9%, frente al 2,7% adelantado en enero, y al 3,3% en 2011, una décima más, aunque alertó acerca del peligro que encierra la crisis en Europa. “La recuperación económica mundial continúa pero la crisis de la deuda de Europa ha puesto nuevos obstáculos en el camino hacia un crecimiento sostenible a medio plazo”, agregó.

“Es evidente que durante cuatro meses hemos estado mareando a la perdiz. Es evidente que nos hemos equivocado”, arengó Cohn-Bendit en la Eurocámara. “Creo recordar que alguien dijo hace tiempo: ‘¡Quiero que me devuelvan mi dinero!’ (M. Thatcher). Y ahora queremos ganar dinero a costa de los griegos. ¡Porque de eso se trata! A nosotros nos prestan al 1,5% o al 3%, y nosotros le prestamos a Grecia al 3%, al 5% o al 6%. ¡Estamos haciendo negocio a costa de los griegos y eso es inadmisible! Por otro lado, Europa también puede tomar iniciativas. Guy Verhofstadt (ex primer ministro belga) tiene razón cuando habla de un Fondo Monetario Europeo, de un fondo de inversión y solidaridad. Para llevar a cabo un fondo europeo habría que modificar los tratados. ¡Pues adelante, camaradas, a modificar los tratados! ¡En nuestra mano está tomar iniciativas!”

Luego de la advertencia de El País, Burns rectificó su definición, aunque –según el periódico– la nueva versión seguía sin ser consistente con la situación de los países estigmatizados. A continuación, y a través de un sucinto correo electrónico remitido a los medios desde su delegación europea en París, el Banco Mundial modificó sustancialmente el diagnóstico sobre la economía española: “Aunque España se describe en el informe sobre perspectivas globales como uno de los cinco países de la Unión Europea con altos niveles de déficit fiscal y deuda pública”, pudo leerse, “la deuda española es menor que la de los otros cuatro países. De hecho, España está capeando la crisis con bastante habilidad”. O sea que el pesimismo al que el rojo de las cuentas indujo a Burns es un escenario “poco probable”.

Cohn-Bendit, siempre en el Parlamento Europeo: “Si el Consejo (la otra Cámara legislativa de las instituciones de la Unión) es incapaz de hacerlo, hagámoslo nosotros desde este Parlamento, creemos de una vez un Fondo Monetario Europeo que pueda poner freno a la especulación. Podemos hacerlo. ‘Yes, we can’. Hagámoslo, pues. (…) Son las instituciones europeas e internacionales del empleo las que deben poner freno al delirio de los financieros. Y finalmente, existe también otra manera de prestar ayuda a los presupuestos de Grecia: tomar de una vez la iniciativa, como Unión Europea que somos, de fomentar el desarme en la región. Una iniciativa política para el desarme entre Grecia y Turquía. Una iniciativa política para que las fuerzas armadas turcas se retiren del norte de Chipre. ¡Si en el fondo somos unos hipócritas! En los últimos meses, Francia le ha vendido seis fragatas a Grecia por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Rafale (avión) de combate por 100 millones cada uno (…). Y Alemania le ha vendido a Grecia otros seis submarinos por otros 1.000 millones. ¡Si somos unos absolutos hipócritas! ¡Les prestamos dinero para que nos compren armas! (…) Si somos de verdad responsables, garanticemos entre todos la integridad territorial de Grecia (…). Creo que aplicar estos recortes es más eficaz que recortar sueldos de menos de mil euros. Yo le pido a la Comisión (defiende los intereses de la Unión Europea en su conjunto y es su brazo ejecutivo) un poco de justicia”.
Parafraseando la zamba de Polo Giménez: paisaje de la eurozona / con mil distintos tonos de rojo...



Rafael Bielsa