COLUMNISTAS DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER II

¿Dónde están las imprescindibles?

PERFIL COMPLETO

Las mujeres que marcan una diferencia están en todos lados. Son madres o no, trabajan dentro de sus casas, afuera o en ambos espacios. Son emprendedoras, empleadas, voluntarias, empresarias, artistas, políticas, hacen leyes, aplican la justicia, cuidan, educan… y la mayoría de las veces, más de una cosa a la vez.
Las mujeres que importan son, en mi opinión, aquellas que comprendieron que con la presencia femenina no es suficiente. Son aquellas que hace rato entendieron que si bien “el cupo” es importante para comenzar a nivelar la participación de las mujeres en la política y que estar sentadas en las mesas en las que se toman decisiones en las organizaciones es indispensable, no alcanza. Presencia sin influencia no cambia el mundo como necesita hacerlo.
Las personas que vivimos sobre este verde y hermoso planeta necesitamos repensar qué y cuánto consumimos, cómo se invierte el dinero público, cómo evitar las guerras, minimizar los niveles actuales de pobreza, cómo combatir la marginación, la explotación y la trata de personas, los índices dolorosos de violencia contra niños y mujeres para que “ni una menos” deje de ser una quimera. Necesitamos generar una cultura de respeto por todo lo que vive, los animales y las plantas, con quienes compartimos el espacio; tienen el mismo derecho a existir que nosotros. Y mucho de lo que estamos haciendo no sólo conspira contra ellos abiertamente sino también contra nuestra propia supervivencia como especie. De hecho, las dos potencias responsables de la mayor emisión de los seis gases que generan el efecto invernadero y que causan el calentamiento global –dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), y los otros tres, gases industriales fluorados: hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6)– siguen rechazando firmar el protocolo de Kioto a pesar de haberse visto “forzados” a comenzar a mostrar signos de “buena voluntad”. Lo cierto es que el mundo tal y cómo está sencillamente no es sustentable. Por eso, que más mujeres lleguen a espacios públicos y de poder es importante, pero más importante es qué tipo de
mujer llega. Si la que llega lo hace para cumplir con una ambición exclusivamente personal y deja sin cuestionar las decisiones que se tomaron y que nos han traído a nivel nacional y global a la realidad actual, ¿por qué sería relevante que ella ocupara
ese lugar?
Las mujeres de influencia son las indispensables porque saben que éste es el reto, éste es el desafío. Hacer algo diferente para que la realidad cambie. Y generar masa crítica para llevarlo adelante. ¿Es mucho pedir de nosotras? Tal vez. Porque también es cierto que todavía hoy una mujer no vale lo mismo que un varón, no sólo porque se llega a pagarle hasta un 30% menos por igual trabajo y con la misma calificación que a un hombre, sino porque lo que es considerado “tradicionalmente femenino” –el cuidado, la ternura, el diálogo, la horizontalidad, la negociación, etc.– sigue estando subvaluado. Pero, a la vez, es precisamente en esta conciencia donde anida la fortaleza. El machismo no es sólo una cuestión de hombres, también lo es de mujeres. Las que importan, las que influyen saben esto y enseñan, trabajan y muestran una manera de hacer diferente.
Este año se cumplen 39 años desde que la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Hoy más que nunca, con Christine Lagarde directora del FMI, Janet Yellen directora del Sistema de Reserva Federal de Estados Unidos (FED), y 18 mujeres presidentes en el mundo, la pregunta que aparece con más fuerza es ¿cómo vamos a cambiar presencia por influencia?

* Autora de De la cocina a la oficina, qué ganan y qué pierden las mujeres que trabajan.



Marilen Stengel