COLUMNISTAS

Ebullición en el Ministerio de Cultura con la llegada de Pablo Avelluto

PERFIL COMPLETO

Foto:cedoc

El nuevo Ministro de Cultura de la Nación Pablo Avelluto tiene ideas distintas de quienes provenimos del peronismo. En sus manifestaciones señala que viene con otra conformación ideológica, más abierta y pluralista. No por ello menos provocadora.

Aunque en el PRO, al igual que en el peronismo, confluyen corrientes políticas diversas, la matriz es contrapuesta. Expresión de un conservadorismo popular de Buenos Aires, Mauricio Macri se constituyó sobre los pilares del liberalismo. Pero no de un liberalismo ortodoxo como el de Alvaro Alsogaray, sino uno más pragmático y flexible. Los resultados estarán a la vista de los argentinos en poco tiempo.

Mauricio Macri busca quitarse el estereotipo liberal buscando raíces más nacionales en el frondizismo que expresa Rogelio Frigerio (nieto) y Humberto Schiavone, histórico dirigente del MID, Movimiento de Integración y Desarrollo.

Como dijo el candidato a presidente Daniel Scioli: deseamos un futuro exitoso al próximo gobierno. Lo que sea bueno para el país, será bueno para todos.

Pensar distinto; en eso reside la clave de una sociedad democrática abierta. En una de sus primeras declaraciones como Ministro electo, Pablo Avelutto ha planteado disolver la "Secretaría de Coordinación del Pensamiento Nacional", que tiene como titular a Ricardo Forster. Dijo que no le ve ninguna función, dejando claro que no figurará en el próximo organigrama.

Por su parte el secretario del pensamiento, Ricardo Forster, contraatacó advirtiendo sobre la "caza de brujas" que podría acarrear la actitud del nuevo ministro. Esta declaración nos lleva a decir a quienes trabajamos y colaboramos en el Ministerio de Cultura de la Nación que nos suena por lo menos insólito escuchar justamente a Forster hablar de hipotéticas persecuciones futuras, cuando él, con Franco Vitali, Veronica Fiorito y Teresa Parodi despidieron a decenas de empleados “disidentes” por no pertenecer a La Cámpora. Peor aún, realizaron interrogatorios de corte estalinista intentando verificar el grado de "compromiso" de los trabajadores sospechosos. No lo denunciamos ahora, lo hemos señalado siempre.

El estalinista, como el ladrón, piensa que todos son de su condición. Forster ve en su espejo el rostro de Avelluto y tiene miedo. Por nuestra parte tenemos confianza. Macri ha hablado de varias cosas centrales, “unidad nacional” en el plano político y “pobreza 0” y “urbanización de las villas” en lo social.

Creemos que el camino para lograr tales fines lo tiene el justicialismo, pero la mayoría del pueblo argentino ha dicho soberanamente que el medio puede ser otro. Desde el peronismo fundamos el primer centro cultural en una Villa que inauguró Cristina Fernández de Kirchner. Contra lo esperado Teresa Parodi paralizó el desarrollo del mismo y congeló todos los proyectos sociales. Pablo Avelluto ha dicho que va a abrir centros culturales en las villas y va a potenciar una política cultural. En ese camino tendrá nuestro apoyo y el de muchos.

Tengo confianza en la sabiduría popular o como diría mi tía: no hay mal que por bien no venga. La ola amarilla se llevó en la correntada a dirigentes caducos de nuestro movimiento y los obsecuentes perdieron el rumbo. Muchos de ellos cambiarán de bandera porque su matriz es el oportunismo, forma parte de la condición humana.

En referencia a las instituciones para la investigación, reflexión y debate; academias, institutos o museos, ellos no hacen más que fortalecer la pluralidad que desde el Estado Nacional se promueve. Nada tienen que ver con secretarías de estado del "pensamiento" al estilo del mundo que preveía George Orwell en su obra "1984" y que añoran los filósofos Forster, Vitali y Gareca.

Las luchas internas en el peronismo llevaron a La Cámpora y a Teresa Parodi a remplazar a Jorge Coscia, ganando mayor peso "Carta Abierta" ante una línea más nacional, federal y latinoamericana.

El discutido Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego ha demostrado mucha vitalidad ya que ningún otro instituto de historia ha debatido y polemizado tanto... y sigue dando que hablar. Lamentablemente La Cámpora asociada con Aníbal Fernández lo intervinieron. Para Teresa Parodi y Franco Vitali se puede intervenir el pensamiento! Será por eso que conformaron una Secretaría de control del Pensamiento Nacional con el conocido filósofo a la cabeza.

En un ataque de bronca, Pacho O´Donnell puso disolver el instituto que él mismo había creado, sin embargo desde mi punto de vista el Dorrego se podría reformular para que nadie se sienta excluido en el rico debate sobre nuestra historia nacional e iberoamericana.    

Con la fachada de Teresa Parodi quisieron construir el Ministerio de Cultura como el "Ministerio de la Verdad" y con su sectarismo contribuyeron al triunfo de Mauricio Macri. Todos los días fueron desgastando a Daniel Scioli; desde la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, su Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández y hasta el entonces ministro de economía, Axel Kicilof. Cuando en el peronismo realicemos nuestra autocrítica, deberemos empezar por allí. De arriba para abajo. Porque errores cometimos todos. Solo debatiendo con crítica y autocrítica sobre nuestro desempeño, podremos encontrar la fórmula para que los sectores más humildes de la Patria se puedan sentir representados y expresados por el peronismo.  

La llegada de Pablo Avelluto al Ministerio de Cultura de la Nación ya generó gran ebullición. Los debates no se harán esperar. Bienvenido. La creatividad y el desarrollo intelectual crece desde la oposición. Desde el oficialismo, hasta las ideas se vuelen burocráticas. Al Siglo XXI ingresamos los peronistas, los macristas y el pueblo argentino en su conjunto.

Eva Perón dijo que el peronismo será revolucionario o no será. Apuesto a que sabremos encontrarnos ese peronismo transformador.

(*) Ex Director del Cabildo, coordinador cultural en Villas y fundador del INADI



Víctor Ramos (*)