COLUMNISTAS OPINIÓN

Ejercicio conjetural sobre las elecciones II

Ejercicio conjetural sobre las elecciones II. A los países emergentes como Argentina puede resultarles más caro endeudarse.

Donald Trump, candidato republicano, durante el debate frente a Hillary Clinton.
Donald Trump, candidato republicano, durante el debate frente a Hillary Clinton. Foto:AFP

Un sondeo de Win Internacional y Voices Argentina, realizado a nivel global en 48 países que tienen el 75% de la población mundial, mostró que el 65% optaba por Hillary y sólo el 25% por Trump. Sólo en Rusia el candidato republicano se imponía por 9 puntos, confirmando las simpatías entre él y Putin, y las ventajas más estrechas de Hillary se daban en dos potencias asiáticas, China e India. Ello muestra el impacto global que tendrá su triunfo.

Para los mercados, será una mala noticia, y se prevé que caerán. No sólo en Nueva York, Frankfurt y Londres, sino también en Asia, América Latina y Africa. Hay quienes piensan que a los países emergentes puede resultarles más caro endeudarse, y eso no es buena noticia para Argentina.

Su posición contra la globalización, promoviendo el proteccionismo, así como su paradójica mala relación con la comunidad de negocios estadounidense, lo explica.

Los aliados militares de los EE.UU., tanto en Europa como en Asia y Medio Oriente, tomarán el hecho como una mala noticia, ya que el candidato republicano ha puesto en duda de que sea el interés de su país entrar en guerra para defender a los países bálticos si Rusia los agrede en el marco de los compromisos de la OTAN, y ha dicho que los aliados asiáticos deben hacerse cargo del costo de su defensa.

Para los nacionalistas ingleses partidarios del Brexit y para el Frente Nacional francés será una buena noticia. Todas las fuerzas nacionalistas de Europa, que cuestionan la UE, celebrarán el hecho.

En América Latina, tendrá un efecto muy negativo para el tercio de la región al norte del canal de Panamá. El candidato republicano ha dicho que denunciará el Nafta, y ello puede provocar una crisis en México. Para América Central y el Caribe, el anunciado endurecimiento de la política migratoria implica que las remesas de los inmigrantes pueden disminuir.

Para América del Sur, los problemas pueden derivar más de las alteraciones económicas globales y del encarecimiento del acceso al crédito que por cambios relevantes en el precio de las materias primas. Pero ya ha dicho que endurecerá las sanciones contra Cuba y Venezuela, y esto puede producir tensiones en la región.

Para el sistema político estadounidense será una conmoción. Es que Trump en realidad habrá derrotado a los dos partidos.

Pero el gran desafío estará en el campo institucional. Ya los republicanos han manifestado su disposición a acordar con los demócratas poner freno a Trump si intenta alterar las reglas. Pero él responde que un Congreso que tiene 53 puntos más de imagen negativa que positiva no estará en condiciones de enfrentar a un presidente recién electo por el pueblo.

Para la Argentina, la situación puede ser ambivalente. Macri habrá cometido el error de tomar partido por Hillary, costumbre que debería abandonarse, la de presidentes que intervienen en las elecciones de los demás. Pero al mismo tiempo, es el único presidente sudamericano en ejercicio que conoce el candidato republicano y uno de sus hijos lo elogió públicamente.



Rosendo Fraga