COLUMNISTAS

El blue, al alza

PERFIL COMPLETO

En los últimos 60 días, el dólar blue se disparó y subió un 16%, pasando de 12,50 a 14,50. ¿Sucedió algo especial que ocasionara este salto? Y más importante aún: ¿qué chances hay de que siga subiendo? ¿Es caro o barato en estos niveles? Veamos.
En lo que va del año, el Banco Central imprimió pesos a una velocidad tres veces mayor que la del año pasado (en 2014 la base monetaria creció un 3,5% en los primeros siete meses del año y en 2015 creció un 11,5%). Pero esta aceleración no se materializó en los últimos dos meses. ¿Entonces?
La principal noticia es que nos vamos acercando a diciembre. Y lo que está claro es que en diciembre se necesitará una devaluación. ¿Por qué? Porque el tipo de cambio real en Argentina está muy atrasado. Esto quiere decir que 100 dólares hoy compran en Argentina menos bienes que hace 12 meses. Paralelamente, esos 100 dólares hoy compran en Brasil más bienes que hace 12 meses. Esto sucedió porque la inflación en Argentina fue muy superior a la depreciación del peso, y en Brasil fue muy inferior a la depreciación del real.
Si todo el mundo sabe que en diciembre se necesitará devaluar, todos empiezan a anticiparse. Y lo que estamos viendo ahora es el comienzo de este juego de anticipación.
¿Qué chances hay de que el dólar siga subiendo? Altísimas. El tipo de cambio real en Argentina tiene un atraso prácticamente igual al que había en momentos del fin de la convertibilidad. Redondeando, estamos en un dólar oficial de 10 a 1. Aunque parezca demasiado simplista, la cuenta no es tan diferente que multiplicar todo por 10.
Si al salir de la convertibilidad nos fuimos a un tipo de cambio de 3 a 1, eso equivaldría hoy a ir hacia un 30 a 1. ¿Es tan disparatado entonces pensar en un dólar de 20 pesos? Más bien diría que no es nada disparatado. La gente siempre subestima los movimientos de las variables financieras. Esto está probado de manera estadística y no parece ser la excepción en Argentina.
El juego de anticipación todavía tiene espacio para seguir empujando el dólar hacia arriba. Por eso, en estos niveles, el dólar todavía está barato.

*CEO de Carta Financiera.



Miguel Boggiano