COLUMNISTAS OPINIóN

El camino hacia la equidad de género

Los estereotipos socioculturales que segmentan las habilidades y capacidades en función del género se arraigan desde la primera infancia, por lo que derribarlos representa uno de los principales desafíos a la hora de impulsar la equidad.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Los estereotipos socioculturales que segmentan las habilidades y capacidades en función del género se arraigan desde la primera infancia, por lo que derribarlos representa uno de los principales desafíos a la hora de impulsar la equidad. Estamos inmersos en un círculo vicioso que alimenta la desigualdad entre los géneros.

Es extremamente relevante que todo concepto estereotipado de los papeles femenino y masculino sea cuestionado y trabajado. Cada aspecto necesita ser discutido para que podamos comprender como sociedad que ser diferentes no puede justificar la desigualdad. Por el contrario, estoy convencida de que las diferencias nos enriquecen y favorecen.

Los estereotipos no son inocentes, ya que cuando instalamos un preconcepto sobre las capacidades y el potencial de un género, estamos limitando su desarrollo. “El empoderamiento de las mujeres y las niñas es fundamental para impulsar el crecimiento económico y promover el desarrollo social”, explica la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Nadie podrá negar que hemos logrado avances significativos en la equidad de género; sin embargo, todas las investigaciones sobre el tema concluyen que en los últimos años hemos entrado en una meseta que está siendo difícil de superar. La encuesta “Cuando las mujeres prosperan 2017” (realizada por la consultora Mercer y EDGE Certified Foundation, en 202 empresas en América Latina), coincide con que los progresos que se habían realizado en cuanto a la participación femenina en el mundo laboral se están estancando. Según este informe, en el nivel profesional las mujeres representan el 39% de la fuerza laboral, pero su presencia a nivel gerencial disminuye a un 31% y a solo un 16% en los puestos ejecutivos. Por otro lado, las empresas de la región continúan pagando un 17% menos a las mujeres que a los hombres.

Estos estereotipos también han impactado en la cantidad de mujeres que construyen su desarrollo profesional en disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática –llamadas STEM, por sus siglas en inglés. El informe “Cracking the Code”, preparado por la Unesco en el año 2017, expresa que los factores biológicos, incluida la estructura cerebral y su desarrollo, la genética, la neurociencia y las hormonas no definen en absoluto la brecha de género en STEM.

Se estima que la escasez mundial de profesionales en estas disciplinas está afectando nuestro desarrollo económico y humano, y al mismo tiempo se habla de que las tecnologías exponenciales pueden cambiar el mundo para bien. Esta es la oportunidad más clara que hemos tenido para desarrollar el mundo invirtiendo en mujeres. En este sentido, el sector privado tiene un rol fundamental para eliminar las desigualdades de género e impulsar el desarrollo sostenible, por ejemplo, inspirando y apoyando el aprendizaje en STEM para niñas y jóvenes.

A la vez, es importante fomentar un entorno inclusivo que se beneficie de los antecedentes y perspectivas de todos los integrantes para impulsar una ventaja competitiva global sostenible. El estudio de Mercer afirma que, a pesar de que el 64% de las compañías entrevistadas se muestra convencido de la necesidad de contar con una fuerza laboral más diversa, pocas ofrecen trabajo a tiempo parcial o flexible.

Es clave para las empresas llevar adelante iniciativas de liderazgo para desarrollar, inspirar, involucrar y capacitar a las generaciones actuales y futuras de mujeres líderes, fomentando una fuerza laboral más inclusiva e innovadora. Este tipo de programas fortalecen capacidades, aumentan el compromiso y retienen talentos, además de promover la divulgación del tema.

El mundo está cambiando, aunque algunas veces no tan rápido como necesitamos y queremos. Tener espacios donde se pueda discutir estas temáticas es esencial para fomentar la igualdad y crea una responsabilidad que las empresas no pueden ignorar. A través de políticas más inclusivas y de cada vez mayor visibilidad, nos podremos acercar un poco más a la igualdad de oportunidades, sin importar nuestro género.


*Vicepresidenta de Recursos Humanos, Oracle Latinoamérica.


Carolina Florez Stutz


Temas: