COLUMNISTAS COMO DECIR SIN DECIR

El diccionario de la Afsca no tiene pobres, viejos ni negros

A través de tres manuales, recomienda reemplazar términos que “pueden sonar discriminatorios o estigmatizantes”.

PERFIL COMPLETO

Foto:Dibujo: Pablo Temes

Sobre el escritorio de un editor de PERFIL encontré tres folletos. Los impresos llevan como títulos: Recomendaciones para evitar discursos estigmatizantes y discriminatorios; Guía periodística para informar con responsabilidad sobre niñez y adolescencia; y Niñez, adolescencia y medios audiovisuales. El primero lo firma el Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión, los otros dos, el Consejo Asesor de la Comunicación y la Infancia. Todo generado por la Afsca (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual). Luego de tanto título, sigla, color y diagramación gráfica impactante, muy iconográfica, con tendencia a la señalética de espacios urbanos, aparecen los textos: por escrito se recomienda al periodismo audiovisual. Esto no es muy sutil, se sugiere una adecuación del discurso, no obligatoria, pero la página web de la Afsca luce a derecha de las imágenes rotativas (donde obviamente aparece Martín Sabbatella) dos enlaces específicos: uno con la palabra “Denuncias”, antecedida por un signo de admiración, y otro con un número telefónico gratuito, 0-800. Por tanto, de sugerir pasamos a la amenaza directa. Cuidado con lo que se dice que el observatorio observa porque todos observan. No es ciencia ficción, no es una novela de Philip K. Dick (llevadas al cine en Blade Runner, Minority Report, entre otras), donde la paranoia resigna toda cuestión moral. Vayamos entonces de la caricia intelectual y el panóptico social a ocuparnos de los “contenidos” del combo. Pero antes, una aclaración. Esto que escribo no tiene intención de cuestionar la mayor o menor libertad periodística vigente en el país, ni hacer emblema de éste o cualquier otro medio de información. Me limito entonces a preguntar y pensar sobre las sugerencias, si son pertinentes, si pertenecen al campo de la comunicación o de la propaganda política.

La lectura general de lo sugerido supone un modelo periodístico desde donde la Afsca parte para individualizar los estigmas a combatir; el engendro parece ser un promedio entre el amarillismo de José de Zer, la ideología de Felipe Romeo (editor de El Caudillo, revista de la Triple A) y la ética profesional de Gómez Fuentes (vocero televisivo de la dictadura en ATC durante la Guerra de Malvinas, autor de las frases: “Vamos ganando” y “Nosotros le tiramos la información, usted la recibe, la analiza y saca sus propias conclusiones”). Tal vez el Golem informativo lleve en el pecho una pantalla color donde se proyectan las ya históricas placas rojas de Crónica TV (entre ellas, una moderada: “¡Porque sí! Estudiantes cortan Callao: caos vehicular”).

Para “evitar discursos estigmatizantes y discriminatorios” entonces, se debe, en el caso de género y sexismo, no referirse a una única forma de mujer, evitar la cosificación, fortalecer el tratamiento igualitario de mujeres y varones, no utilizar lenguaje sexista, evitar estereotipos que coloquen a las mujeres en relaciones de subordinación o dominación, hasta no ubicarlas exclusivamente en espacios domésticos. Aquí parece que el problema mediático no existe, más bien es de índole social, muy arraigado, al punto que los índices de violencia de género son más que alarmantes. Luego, la condición de sumisión y exclusión económica forma parte de la estructura de dominación por la que el hombre convierte a “su” pareja en objeto, incluso a través de la institución del matrimonio, que forma parte de la legislación vigente. Este tipo de discursos se encuentran más en las imágenes que se asocian a los productos publicitados que al periodismo. En materia de diversidad sexual e identidad de género, llama la atención lo siguiente: “La feminización de los gays, la masculinización de las lesbianas y la ridiculización de las/os travestis resultan discriminatorias cuando se ejecutan fuera del contexto en el que ellas/os lo dicen de sí o de otras/os”. Aquí caben dos reflexiones. La primera: no se pueden hacer chistes al respecto sin pertenecer al colectivo. La segunda, alcanzará con que el comunicador audiovisual (supuestamente heterosexual) diga antes del chiste: “Esto me lo contó Fulanita/o, que admite su elección sexual como ésta u otra”.

En el rubro niños, niñas, juventudes y adultos/as mayores, aconsejan: “Hay diferentes maneras de ser joven y mostrar esa diversidad; destacar la participación de las/os jóvenes como actores de la vida cultural, social, política y profesional; no estigmatizar a las juventudes como descontroladas o aburridas; que no sean sólo representadas a través del consumo excesivo de alcohol, drogas y/o cometiendo delitos; evitar la erotización de la imagen de los/as niños/as (dixit); los términos “lolita” y otros similares asocian a la infancia con la sexualidad adulta (atención editores de Nabokov, deberán cambiar el título de su novela); visibilizar a los/as adultos/as mayores como un segmento activo de la sociedad”. ¿Cómo informar sobre la exclusión social, tribalización barrial, acoso represivo, bullying, agresiones por odio social manifiesto, represalias y discriminación tanto por pobreza y racismo, que sufren los jóvenes? ¿Habrá que mencionar al menor víctima de abuso intrafamiliar como “actor social desvalido atacado por un mayor que sublima su capacidad sexual”? Y esto es inquietante, ¿se terminó la clase pasiva? ¿Los jubilados deberán volver al trabajo como si no tuvieran merecido el retiro de tareas por el que aportaron durante su vida? ¿Qué parte activa les toca si no les pagan los juicios por reajustes pese a la orden de la Corte Suprema?

El derrotero que sigue en el folleto implica pueblos originarios, afrodescendientes, migrantes y grupos sociales de escasos recursos económicos (nótese que Kicillof los llamó “pobres” el lunes 19 de mayo, un correctivo sobre discriminación para él), discapacidad, caracteres físicos y religiones no hegemónicas. Sobre los pueblos originarios: “Deben vestirse con ropas y adornos que refieran a sus culturas específicas y realizando acciones propias del colectivo”. ¿Acaso un cacique no puede vestir con jean y remera de Motorhead? ¿Se omitirá la Fórmula Uno porque Hamilton, afrodescendiente, compite manejando, algo que sus ancestros del colectivo no tenían como tradición? Y más aún, ¿a quién va el consejo? ¿Al vestuarista o al periodista? Luego: “Evitar (...) escenas que los muestran como problemáticos o peligrosos”. Esto significa que si los qom protestan en la ruta y las fuerzas policiales los apalean, no se deben emitir las imágenes porque resultan eso mismo, ¿por qué no los dejan de reprimir y ahorramos escenificaciones problemáticas? A los afrodescendientes no se los debe vincular “al exotismo, lo sexual y lo salvaje”. Como tampoco mostrarlos con “habilidades físicas para el deporte o el baile o un talento especial para el canto”. Esto sería biologización negativa, aunque parezca positiva. Interesante, más cuando el senador Pichetto proclamó en el Senado, el pasado 8 de mayo: “A los senegaleses no los veo en las obras en construcción, los veo vender cosas truchas”. Extraña biologización positiva la del legislador, tanto que aparenta ser negativa...

Con respecto a “discapacidad, caracteres físicos y religiones no hegemónicas” se repite la fórmula de no estigmatizar, pero utilizando términos como “retraso mental”, o no vincular “fealdad o mediocridad con la pobreza”, o “desterrar los estereotipos antisemitas o islamofóbicos”. En esto último, el empresario Matías Garfunkel fue más operativo: hace pocos días dejó sin programa televisivo en CN23 a Luis D’Elía, eludiendo eufemismos y a través de su cuenta de Twitter, y no lo hizo aplicando el contenido de este folleto. Pero volvamos hacia “Migrantes y grupos sociales de escasos recursos económicos”. Aconseja la Afsca que no se haga responsables a los migrantes de la inseguridad y el desempleo. “No existen datos que sustenten tales afirmaciones, ni ninguna otra similar”. Pero sí existen datos, y todos refieren a una pobreza apabullante que tiene a un tercio de la población (ocupada, subocupada y desocupada) en condición de pobreza, por el “adecuamiento de precios”, vale decir, por la inflación galopante. Eso sí, no son datos del Indec, que aún sigue utilizando números imaginarios. De todas formas, los migrantes no son culpables de esta situación, eso es claro, los culpables son otros. Y eso se puede concluir cuando sugiere “omitir el término autista para referirse a la persona que pareciera no decodificar lo que sucede en la realidad social o que pareciera querer aislarse de la misma”. ¿A quién se refieren? ¿A los miembros del oficialismo? ¿A un político en particular? ¿O este folleto es una sugerencia para todos los de su especie? “Omitir el término autista” es un poco fuerte. Sinónimo de omitir es eliminar. Y eliminar el término no modifica la realidad. Y al final: “Evitar la consideración de que el único credo que se practica en Argentina es la religión católica apostólica romana”. Esto es como afirmar que Messi no es argentino, en pleno Mundial...

*Escritor.



Omar Genovese