COLUMNISTAS

El largo camino del salario nominal al ingreso real

PERFIL COMPLETO

A partir de agosto el Salario Mínimo Vital y Móvil se ubica en $ 3.300 y desde comienzos de 2014 en $ 3.600. Se hizo mención a un incremento del  1.700% desde mediados de 2003, cuando dicho salario se ubicaba en $ 200.

Sin dudas el avance es muy importante pero expuesto de esa forma, uno podría suponer que el poder de compra aumentó 17 veces desde entonces, lo cual no se verifica con la realidad. Ya que la inflación acumulada, en ese período, fue del 133,7% para el Indec mientras que según lo relevado por la provincia de San Luis fue 383,6%.

Es decir, no es lo mismo el salario nominal que el salario real. El primero explica la cantidad de pesos que cobramos, pero nada dice de la cantidad de cosas que podemos adquirir con dicho dinero. El segundo hace honor a su nombre, es “real” porque permite mensurar la nominalidad descontando la inflación, manifestando el verdadero poder de compra de nuestra remuneración. Así, si un salario aumenta a lo largo de 12 meses de $ 2.875 a $ 3.600, es decir 25,2%, pero la inflación es del 23,5%, en realidad, sólo podremos comprar aproximadamente 1,7% más de bienes y servicios que el año anterior.

Yendo a números más concretos, a la hora de revisar el verdadero avance del salario real en la Argentina desde mediados de 2003 a la fecha vemos que claramente se diferencian dos etapas.

Desde 2003 a 2007 el crecimiento del salario real promedio fue del 31% , lo que representa 8.67% como media anual. Luego en el lapso 2007-2013 dicho incremento fue del 103% según el Indec (aquí ya intervenido) y del 8% si tomamos la inflación relevada por la provincia de San Luis.
Es decir que desde 2007 a la fecha el poder de compra viene creciendo pero ya no al ritmo anterior, cuando lo hacía muy por encima del promedio de la región que oscila en el 1,4% anual.

Si observamos la distinción por sectores, vemos que en la década de gestión actual de gobierno el salario real promedio que más creció fue el del sector privado no registrado con una variación positiva del 255% –sobre la base de la inflación del Indec, del 74%– tomando los números del relevamiento provincial puntano. 

En cuanto al avance del Salario real Mínimo vemos que fue del 392% según la estadística oficial o  del 141% en términos de los números de San Luis. Al tiempo que el haber mínimo jubilatorio tuvo un incremento real del 325% con las estadísticas oficiales y del 109% con las de San Luis. Así, no es cierto que la puja distributiva en el último lustro fue claramente favorable a los trabajadores.


*Economista.



Matías Tombolini