COLUMNISTAS ASUNTOS INTERNOS

El libro más consultado

PERFIL COMPLETO

La Biblioteca Dag Hammarskjöld se encuentra en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York (la biblioteca lleva el nombre del secretario general de la ONU entre abril de 1953 y el 18 de septiembre de 1961, fecha en que Hammarskjöld falleció en un accidente durante un viaje para mediar en el conflicto de Katanga en el Zaire. Había nacido en 1905 y fue Premio Nobel de la Paz póstumo en 1961). Allí pueden encontrarse los documentos y las publicaciones de la organización y otros materiales sobre temas afines a sus intereses, y está a disposición de los empleados de la ONU y de los delegados de las naciones que forman parte de ella.
La semana pasada, la Biblioteca Dag Hammarskjöld dio a conocer en su cuenta de Twitter cuál fue el libro más consultado en 2015: Immunity of Heads of State and State Officials for International Crimes (Inmunidad de los jefes de Estado y funcionarios estatales por crímenes internacionales), la tesis de doctorado escrita por Ramona Pedretti, de la Universidad de Lucerna, en Suiza.

El libro, publicado en 2014, es el compendio más profundo existente en la actualidad sobre el tema de las normas del derecho sobre la inmunidad de los jefes de Estado y otros funcionarios del Estado en el contexto de los crímenes en virtud del derecho internacional y su relación con los principios básicos del derecho internacional, y explica cómo funciona la ley internacional cuando un tribunal trata de incriminar a un jefe de Estado extranjero.
Según la tesis del libro, hay dos tipos de inmunidad:  “La inmunidad ratione personae impide que un jefe de Estado sea sometido a la jurisdicción penal extranjera. En cambio, la inmunidad ratione materiae protege los actos oficiales, es decir, los hechos en nombre del Estado, del escrutinio de los países extranjeros”. El primer tipo de inmunidad es absoluto y significa que un tribunal nacional no puede incriminar a un jefe de Estado en ejercicio de otra nación; la segunda decae cuando los imputados dejan de ejercer la jefatura de Estado: permitió, por ejemplo, que Israel procesara a Adolf Eichmann y España, al ex dictador chileno Augusto Pinochet. Pedretti examina también el caso más complejo de los organismos internacionales, como la Corte Penal Internacional, que en 2009 incriminó al actual presidente sudanés, Omar al-Bashir. En ese caso concreto, explica, los líderes de los países que reconocen a la Corte pueden perder la inmunidad ratione materiae y permitir la incriminación de sus jefes de Estado en ejercicio.
Muchos subrayaron un tema no muy edificante del libro, recordando que muchos delegados de la ONU representan a dictadores violentos y sanguinarios.

En la actualidad, Pedretti es profesora en la Universidad de Columbia.



gpiro