COLUMNISTAS PREGUNTAS

El llanto es el haka argentino

¿Por qué lloran Los Pumas? Me hago esa pregunta desde que hace varios años los vi llorar, abrazados, cantando el Himno, súper emocionados. Algo que vienen haciendo constantemente. Mi amigo Maxi, librero, me dice en una tarde de sol, mientras fumamos, que Los Pumas lloran porque ése es ya su haka, a diferencia del haka intenso y agresivo de los All Blacks, Los Pumas lloran. El haka es una costumbre ritual previa a la guerra, una especie de mojada de oreja que le hace una tribu a otra y que fue estudiado en Masa y poder, genial libro de Elías Canetti. El haka es para intimidar. Pero ¿por qué lloran Los Pumas? ¿Para lograr cierta empatía con los rivales a través de la melancolía, para dar lástima? Me encuentro con Ezequiel Fernández Moores, en la calle. Le hago la dichosa pregunta. Me dice que Los Pumas lloran porque eso es una descarga previa a la cantidad de golpes que se van a comer en el partido. Hablamos de los rugbiers de La Plata que fueron secuestrados por la dictadura. Me dice Ezequiel: “Los rugbiers de ese tipo, con conciencia social, son rugbiers como el Che Guevara, cuando se meten en política se meten hasta el fondo”. Mientras me cuenta esto, me acuerdo de un rugbier de la vereda opuesta que, cuando se enteró de que los Puccio secuestraban gente, dijo: “Llegó la vinchuca a San Isidro”. Ezequiel está sentado en la vereda de un bar, con un amigo. Le pregunto también a él ¿Por qué lloran Los Pumas? Me dice: “Yo soy de Racing, y si juega Racing contra el Rojo y está jugando la selección de fútbol, yo miro a Racing. Me parece que en el rugby la cosa no es así, que Los Pumas sienten que más que representar a un país representan al rugby argentino. No hay nadie que se quedaría viendo al CASI si juegan Los Pumas”. Después hablamos del yaguareté que los jugadores tienen pegado en la camiseta, aunque quizá, debajo de ésta, tengan al famoso cocodrilo francés.

¿Llorarán por él Los Pumas, porque está en extinción? “Siempre que hice una transacción económica había un rugbier en el medio, así que no entendía por qué después se lavaban las manos los fines de semana y se proclamaban amateurs”, me aclara Ariel, el dueño de un bar de Colegiales que no gusta mucho de Los Pumas. ¿Pero por qué lloran?, le pregunto. “Porque la generación dorada del básquet les sacó una cabeza en logros”.  Y remata: “¿Sabés por qué la pelota es ovalada?, porque uno de esos gordos se le cayó encima”. Siempre asocié el Himno Nacional a momentos horribles de mi vida: escuché el Himno la mañana del golpe militar y el Himno en las radios cuando mis amigos se tuvieron que ir a Malvinas, el Himno antes y durante el Mundial ’78. El Himno se canta siempre cuando mucha gente va a morir. ¿Llorarán por eso Los Pumas?



fcasas