COLUMNISTAS EL ECONOMISTA DE LA SEMANA

El mundo en 2015

PERFIL COMPLETO

Siempre que finaliza un año comienza el tiempo de balances y pronósticos para el período siguiente. En general el foco de estas estimaciones suele tener la economía doméstica como centro de análisis, lo cual es sumamente lógico.

Sin embargo, bien vale tomar un poco de distancia y evaluar qué es lo que tenemos por delante tanto para la región como para el mundo en materia de economía política. Este análisis permite tener un panorama que funcione como marco para nuestras presunciones en el ámbito local.

Si quisiéramos trazar un calendario de lo mas relevante por venir podríamos decir que el año comenzará con la llegada de Lituania a la Eurozona en enero. Febrero traerá del año nuevo chino, cabra, en un período donde continuará el crecimiento del gigante asiático que se consolidará como la principal economía del mundo si la medimos según el PBI PPP. El mismo mes veremos el Carnaval de Río con todo su esplendor, en un Brasil que espera comenzar un nuevo ciclo de crecimiento de la mano del nuevo equipo económico de corte liberal, designado por Dilma luego de su ajustado triunfo en las elecciones presidenciales de 2014.

Marzo llegará con Europa asistiendo al último eclipse solar visible hasta 2026, al tiempo que se debate sobre la política monetaria adecuada para evitar caer en deflación y comenzar a expandir las economías del Viejo Continente. Abril traerá la Cumbre de las Américas en Panamá, foro en el cual se comenzará a marcar la despedida de Cristina del escenario internacional como presidenta en ejercicio.

En mayo tendrá lugar la elección general en Inglaterra, lo cual pondrá en juego el liderazgo de una de las potencias económicas y militares mas influyentes del globo. En junio veremos si en el encuentro del G8 a realizarse ese mes es invitado o no el presidente ruso Vladimir Putin, quien sostiene una abierta disputa con las potencias de Occidente. Ese mismo mes Turquía irá a las urnas en su elección general y en México se disputara una elección parlamentaria crucial que pondrá a prueba la fortaleza del gobierno de Peña Nieto.

La segunda mitad del año comenzará con Luxemburgo tomando la presidencia de la Unión Europea en julio. En agosto en Mar del Plata se dará cita la vigésima edición de los juegos mundiales de personas trasplantadas, ubicando la ciudad en una vidriera internacional siempre deseable para mostrar sus virtudes.

Septiembre traerá las elecciones parlamentarias en Venezuela, en lo que se convertirá en la primera prueba electoral a la que se someta Nicolás Maduro luego de su ajustado triunfo en las presidenciales que lo llevaron a suceder a Chávez luego de su muerte. Ese mes, además, será en el que se vean las caras los líderes del mundo en las Naciones Unidas; allí se discutirá sobre las próximas metas en áreas trascendentes como el desarrollo y la reducción de la pobreza extrema.
Octubre no sólo traerá la crucial elección presidencial en nuestro país sino también la de Canadá, definiendo de este modo el destino político de ambas naciones.

Noviembre mostrará como dato saliente el encuentro del G20 en lo que probablemente será la despedida de Cristina Fernández de los foros internacionales al frente de la presidencia, en este mandato. Tendrá lugar en Turquía, país que ejercerá la presidencia durante 2015. El año se despedirá en diciembre con las elecciones en España, que si fueran hoy tendrían a la nueva fuerza Podemos como la gran revelación y protagonista del nuevo tiempo político en aquel país.

En términos de indicadores así como datos económicos relevantes veremos cómo se profundiza la disputa en lo relativo a la energía. Arabia Saudita intentará desactivar el crecimiento del shale oil, que de otro modo podría permitir que ese año Estados Unidos la alcance en producción de barriles por día.

Veremos también cómo, por primera vez, China invertirá más en el mundo que el flujo de inversión extranjera directa que recibe, consolidando su espacio como actor determinante en el concierto internacional, al tiempo que su moneda gana terreno en las reservas internacionales de los bancos centrales en todo el globo.

El gasto en defensa de la zona de Asia Pacífico (sin China) superará por primera vez al de la Unión Europea, como una muestra más del nuevo balance de poder internacional que mueve el centro de gravedad internacional de Occidente a Oriente.

Facebook terminará de confirmar que tiene más miembros que China habitantes, en una muestra clara de la relevancia de esta empresa en el mundo.

Yendo más a nuestra región, 2015 terminará con Argentina en un nivel de reservas internacionales inferior a Chile, Colombia y Perú y aproximadamente una décima parte de las reservas de Brasil.

En cuanto al desempeño de las economías regionales probablemente veremos que nuestro país sigue liderando el ranking de inflación, sólo superado por Venezuela, al tiempo que nuestra economía mostrará un PBI per cápita PPP de US$ 21 mil, sólo superado por los US$ 24 mil de Chile y muy por encima del promedio de nuestros vecinos.

En materia de déficit fiscal, los números serán casi todos negativos respecto del PBI, tanto para nosotros como para la mayoría de los países latinoamericanos.

Es probable que el dólar continúe fortaleciendo su posición frente al resto de las monedas, como lo ha hecho este año, donde se aprecian devaluaciones de más del 10% en Chile, Uruguay y Brasil.

El liderazgo en materia de crecimiento económico se disputará entre Perú. Ecuador y Bolivia, con números en todos los casos por encima del 4%. Más del doble del mejor pronóstico para Argentina.

Finalmente, se espera que crezca el comercio internacional en torno de un 5%, lo cual volverá a presentar un desafío para nuestro país, que de la mano del cepo en 2011 comenzó una restricción de hecho sobre las importaciones. Así también la caída del precio de la energía no sólo generará un ahorro al gobierno sino que, en el mundo, va a dar lugar a una enorme transferencia de recursos desde los países productores de energía hacia aquellos que son consumidores netos de la misma.
Estos recursos que dejarán de destinarse al pago la factura energética en el mundo terminarían por incrementar la demanda global, si es que se toman las medidas adecuadas, lo cual podría representar una noticia positiva para el crecimiento económico mundial.

Con ganadores y perdedores, la disputa por el precio de la energía será uno de los ejes del debate económico global en el año que comienza.

* Economista.



Matias Tombolini