COLUMNISTAS ESPERANDO EL REBOTE

El océano irregular del empleo

Desde hace años el mercado del empleo formal, profesional y privado navega en un océano irregular, imperfecto y cambiante.

AGROMOTOR. El campo, por ahora, mayor generador de puestos.
AGROMOTOR. El campo, por ahora, mayor generador de puestos. Foto:cedoc

Desde hace años el mercado del empleo formal, profesional y privado navega en un océano irregular, imperfecto y cambiante. La falta de planificación estratégica y de largo plazo sobre los recursos humanos que nuestro país precisa para abastecer un crecimiento económico sostenido genera baches y vaivenes.

 En el comienzo de 2017 las oportunidades de empleo son claramente (al menos por ahora) sectoriales, puntuales. Entonces, holgadamente en el tope del podio figura la industria de las Tecnologías de la Información (IT). Seguramente es el único sector que genuinamente crea empleo, y desde hace por lo menos una década. Compañías globales, emprendimientos locales o start ups; todas precisan desarrolladores, especialistas en infraestructura, bases de datos, SAP, marketing digital o analistas funcionales. Empresas que venden servicios profesionales a otros países, que desarrollan y comercializan  productos (aplicaciones, market places)o Centros de Servicios Compartidos motorizan esta demanda. Y que requieren ingenieros en Sistemas, en Informática, Electrónicos o especialistas o coders con formación terciaria o técnica.

Reactivados gradualmente con el cambio de gobierno, algunos rubros empiezan a calentarse. Entre ellos, el más destacado es el de la agroindustria. Y en todas sus variantes: maquinaria agrícola, insumos, semillas, fertilizantes y toda su cadena de producción-comercialización. Aún con más fuerza por fuera de Buenos Aires en las zonas productivas, es uno de los sectores que más promete. Incipiente y mucho más específica y –aún- limitada, la industria de las energías renovables aportará con certeza más oportunidades a futuro que hoy. De todos modos, ya muestra oportunidades. Más expectante y en cierto stand by, toda la cadena de la energía & petróleo espera por su plena recuperación; siendo uno de los grupos que se mostró muy activo hasta 2014-2015, y a la espera de que Vaca Muerta compense el bajón del precio del barril que no muestra signos de recuperación. Mantienen sus ofertas laborales los bancos, algunos laboratorios y en general, las compañías de servicios.

Cabe aclarar que dentro de estos sectores más destacados, prima mayormente la necesidad por perfiles vinculados al core de cada negocio; aunque cuando el crecimiento gana en magnitud, todo el resto de los sectores (típicamente más de soporte: administración, contabilidad, reporting, recursos humanos, etc.) acompaña la ola, ofreciendo chances a los profesionales de estos perfiles.


Dificultades. ¿Quiénes son los sectores que más sufren? Las automotrices siguen viviendo años grises. Con algunas excepciones muy puntuales de terminales niponas, la gran mayoría sufre la crisis brasilera. En el mismo tono se encuentra la construcción, que tocó fondo hace unos meses y de la mano de la reactivación pareciera revivir. Y de manera más general, una gran masa de plantas productivas, muy representativas de las pymes locales, que sufren el duro combo de atraso cambiario, más economía que ahora se empieza a abrir al mundo y (¿post?) recesión. Para quien busca empleo, es clave comprender que el mercado formal y profesional ofrece oportunidades, pero aún sectoriales. Lo que impone saber leer muy bien el mercado para no desmoralizarse y estar en la vereda del sol, que hoy en efecto existe.


*Gerente General de Ghidini Rodil.



Matías Ghidini