COLUMNISTAS

El papa que se acercó a las villas

PERFIL COMPLETO

Pasaron varias cosas anecdóticas con el papa Francisco. Elefante Blanco se estrenó el mismo día en Bélgica que la elección de Bergoglio, y la semana anterior se había proyectado en Francia. Me empezaron a llamar desde la distribuidora, productoras, medios de prensa de esos países para preguntarme qué opinaba, como si mis palabras del mundo religioso fueran precisas cuando no lo eran por más que haya hecho una película sobre el mundo de los curas en las villas y que eso, obviamente, me hiciera más cercano. Se generó muchísima curiosidad en el extranjero y más aún siendo que Bergoglio tiene un origen de trabajo social en las villas y que realmente es reconocido mundialmente por esa labor pastoral.

Hace varios años, cuando empezamos a crear el film, recuerdo que para poder hacer un trabajo de investigación necesitábamos conocer a los curas que trabajaban en los barrios más humildes y que ellos nos cuenten cómo era su vida cotidiana. Justamente, por la estructura de la Iglesia, para poder autorizarlo los curas debieron hacer unos procedimientos que desconozco para pedir una autorización a los jefes, por lo que supongo que Bergoglio o gente cercana a él habrán dado el visto bueno. Como la película trata más que nada del trabajo de campo y a la altura que nosotros filmamos Bergoglio estaba en un puesto jerárquico más elevado, por lo que no tuvimos contacto con él ni tampoco nunca lo conocí. Mucha gente lo reconoce como un referente comprometido con los barrios más humildes y es verdaderamente muy querido porque lo que he escuchado durante el rodaje, tanto por parte de la gente como de los mismos curas. Escuché mucho reconocimiento a Bergoglio.

Respecto del personaje de Ricardo Darín lo ideé desde las charlas de distintos sacerdotes y desde un recuerdo y homenaje al padre Mugica, es una inspiración mostrar el trabajo silencioso y anónimo de aventura que hacen y otra gente que no es religiosa pero que pone en juego su propia vida para la gente más pobre. Yo no sé si el padre Mugica hubiera llegado a ser papa, pasaron muchos años, su vida terminó de manera muy violenta. Pienso que mucha gente que vivió la época del Proceso lo siente como un santo, y de hecho en la película se menciona la posibilidad de beatificarlo.

Independientemente de la lectura que se pueda hacer de la carrera de Bergoglio, quien posee muchos matices, me resulta curioso que hayan elegido a alguien nuevo del sur del mundo, con una historia de trabajo social profundo, proveniendo de una institución naturalmente conservadora como la Iglesia. ¿Es un gesto o una voluntad de una institución más importante e influyente? Es un papa controvertido, por eso digo que el pasado que representa todas esas facetas, pareciera estar eclipsado, aparentemente, porque no conozco en detalle la biografía de Bergoglio, ni sé los mecanismos eclesiásticos. Es mucho más interesante rescatar que se considera un hecho de cambio que fue comprometido con el trabajo social que la parte moral de la Iglesia que no tiene nada que ver con la vida moderna... No estoy seguro que no esté comprometido con los derechos humanos, no sólo son los temas horrorosos y dolorosos de los años 70, porque que hoy una persona no tenga para comer en el barrio es un derecho humano para defender. Por supuesto que tengo esperanzas acotadas de cuanto la Iglesia puede cambiar y ser un instrumento liberador. No creo que la religión sea un instrumento liberador. Mi escepticismo es anterior e intento hacer un análisis de distancia desde el momento que se supone, representa la voz de Dios, ya desde ese lado todo se me hace difícil de aceptar.

De alguna manera los gobiernos y la religión necesitan de la pobreza porque han pasado más de 2 mil años de la Iglesia y pasaron miles de presidentes que son incapaces de resolverlo. No sé si algún papa tiene el poder sobre otros países, cuánto puede influenciar, me parece reduccionista que solamente un lugar de figura por lugar de procedencia pueda modificar la política de una nación. Sí me parece interesante el diálogo que se va a generar porque no es lo mismo que el Papa sea de Sudáfrica. Va a originar muchos debates, y me gustaría pensar que es más complicado las realidades de los países que una presidenta y una persona a mil kilómetros de distancia.

*Director de cine.



Pablo Trapero