COLUMNISTAS LA MATRIZ DE CRECIMIENTO DE CAMBIEMOS

El rebote, más rápido en las provincias que en Capital

De Córdoba a Santa Fe, la recuperación arrancó en enero en el campo y la agroindustria. El cordón industrial bonaerense sufre por las importaciones y Brasil. Las tarifas porteñas frenan el consumo, que mejora en el interior.

PERFIL COMPLETO

En la distribuidora siderúrgica Acima, de Santa Fe con sucursales en la zona centro, tras sufrir un bajón fuerte en 2016 empezaron a notar un repunte desde el mes pasado y también ya tienen pedidos de ventas para marzo. En la empresa Textil Ibero Americana, en tanto, en el cordón industrial de La Matanza, pasaron de producir tres turnos de 8 horas a un solo turno, mientras que en Marca Líquida SA, una fábrica de rebozadores para industrias de Mar del Plata, aseguran que atraviesan una situación “discontinua” con una suave tendencia a favor el mes pasado.

La reactivación de la economía que empieza a registrar el Indec será diferente por regiones. El consumo y la industria ligada a la zona agrícola del centro del país, beneficiada por rebaja de impuestos y menos cambios tarifarios, tendrán una recuperación más clara, que de hecho ya se está registrando. El sector manufacturero del Gran Buenos Aires, en tanto, no levanta por la apertura importadora, mientras los porteños relegan capacidad de consumo de años anteriores por la equiparación de los servicios públicos hasta los niveles que ya había en el interior.

Esta semana hubo un caso emblemático de la relocalización del crecimiento: la compañía Atanor cerró sus plantas en Baradero y Munro (Buenos Aires) y se focalizará en agroquímicos, con más incidencia en Río Tercero (Córdoba).

Mapa. Ver cómo se movieron los patentamientos  de autos en enero es un reflejo de esta heterogeneidad. En Santa Fe, La Pampa, Salta, San Luis, Mendoza, Córdoba y Río Negro hubo saltos de entre el 60 y el 80% respecto de un año atrás. En Formosa, Santa Cruz y Tierra del Fuego, el aumento rondó el 20%. Jorge Vasconcelos, que sigue de cerca la evolución regional desde la Fundación Mediterránea, hace una división:
◆ La zona con la combinación ganadora está en el centro, donde confluyen provincias con buenas situaciones fiscales (que además recuperan parte de la coparticipación por el fallo de la Corte Suprema, como Córdoba o San Luis), con el impacto de la mejora en la producción de trigo, maíz y carnes que se benefició de baja de retenciones y liberación exportadora.
◆ La zona del noroeste argentino (NOA), a pesar del proteccionismo de Donald Trump, vive un boom con la producción de limones. “Lo que se frenó es el ingreso de limones frescos, pero está garantizada la exportación de esencias para gaseosas y les está yendo muy bien”, asegura.
◆ En la zona del Comahue y de Cuyo “cuesta mucho que la producción arranque”, añade.  “Tienen costos muy altos en dólares y la reducción de retenciones fue del 5%”, explica.
◆ Y el cordón del Gran Buenos Aires, donde hay textiles y metalmecánicas, e industria autopartista ligada a Brasil, está complicado. “De hecho, la industria no aparece entre los motores de este 2017”, asegura, mientras recuerda que hay un desafío estructural para buena parte del sector manufacturero, que necesitaría un nivel de protección tan alto frente a competencia china, mexicana o brasileña que debe salir a buscar nichos, algo que el Gobierno estimula.

Consumo. Sebastián Miranda es el CEO de Farmacity y comparte en encuentros de la organización Vistage junto con otros ejecutivos que todavía el consumo atraviesa números negativos. El aumento de tarifas de luz, gas y electricidad carcome más la capacidad de consumo en Capital y GBA que en el interior, donde además la inflación siempre es más suave. “Pero en el Conurbano compensa la política social”, matiza Vasconcelos.