COLUMNISTAS OPINIÓN

El sube y baja

El Gobierno precisa que Cristina Kirchner siga siendo una figura política de peso y fragilice al peronismo.

PERFIL COMPLETO

Cristina y Macri, la pareja política antagónica.
Cristina y Macri, la pareja política antagónica. Foto:Cedoc

Cada vez tendría que ser más esperable que Cristina Kirchner pudiera presentarse como candidata por la provincia de Buenos Aires. Las encuestas indican que podría hacer una buena elección superando a Massa y obteniendo la elección al Senado por la primera minoría. Al mismo tiempo, parece cada vez más lógico que Massa no sea el candidato del Frente Renovador, porque una campaña electoral legislativa de medio término en la provincia de Buenos Aires no cuesta mucho menos dinero que una presidencial en ese distrito, y ya se demostró que ganarla no garantiza el pasaporte para ser electo presidente o gobernador. Le pasó a De Narváez, que ganó en 2009 y perdió en 2011, y a Massa, que ganó en 2013 y perdió en 2015.

Si Cristina se postulara, quizás a Carrió la motivaría competirle. Pero salvo que las encuestas coloquen a cualquier candidato del PRO abajo de Cristina, el Gobierno no querrá que se “presidencialice” una elección y sea Carrió quien capitalice la victoria. Ahora, tienen algo claro: podrían sobrevivir perdiendo con Massa, pero perder con Cristina sería el acabose.

Quienes están cerca de la ex presidenta la perciben convencida de un futuro electoral (suyo o de los suyos) no sólo para 2017 sino también para 2019, con distintos escenarios si el juez Bonadio la pusiera presa.

El Gobierno precisa que Cristina Kirchner siga siendo una figura política de peso y fragilice al peronismo. Massa cumplió el papel de aliado tácito del triunfo de Cambiemos en 2015 al dividir con el Frente Renovador al peronismo, encolumnado entonces tras Scioli. Massa advierte hoy al Gobierno que “lo cuide”. Si su partido no presentara una candidatura fuerte en octubre en la provincia de Buenos Aires, Cristina Kirchner podría llegar a ganarle al candidato de Cambiemos.

El viernes, Florencio Randazzo fue recibido por el Papa. Se especula que fue para bendecir su candidatura. Randazzo prometió competirle a Cristina en internas si ella se presentara en la provincia y, en ese caso, en lugar de dividir al peronismo, como anhela Macri, lo aglutinaría. Y si el triunfo fuera de Cristina, la potenciaría electoralmente. El deseo de Macri es que Randazzo y el kirchnerismo vayan con listas separadas. Si fueran juntos, se especula con que el Gobierno podría promover, incluso, hasta la candidatura peronista de Chiche Duhalde con tal de dividirlos.

Cristina Kirchner es un dilema para Macri. Por un lado precisa su existencia, a tal punto que hay quienes sospechan que los medios de Cristóbal López –C5N, Radio 10, etc.– que critican a Macri y sostienen la figura de Cristina terminan siendo funcionales a la estrategia del Gobierno.

Polarizar con el kirchnerismo fue bueno para Cambiemos porque, a nivel nacional, el kirchnerismo tiene alta tasa de rechazo. Pero en la provincia de Buenos Aires, y especialmente en el Conurbano, donde la popularidad de Cristina se mantiene, la dosis de la misma medicina puede convertirse en veneno. Como muchos venenos, el kirchnerismo sigue siendo para Macri, por su falta de éxitos, la mejor vacuna ante la sociedad. Y un escudo protector ante Clarín, para que cada vez que sus medios se tienten de satisfacer el deseo de la audiencia por escuchar críticas al gobierno de turno, recuerden que si llegara a volver el kirchnerismo sufrirían más que nadie.

El domingo pasado, Cristina Kirchner cumplió 64 años, y su Instituto Patria la homenajeó con un video que muchos interpretan como el primer aviso de campaña: “No me olvides”. No son pocos los peronistas que ya comenzaron a decir que Cristina debería ser la candidata de un peronismo unido, Alberto Rodríguez Saá y José Luis Gioja entre ellos. El intendente de Ensenada, Mario Secco, incluso dijo que “la candidata para ganar en Buenos Aires es Cristina Kirchner”.

No es casual que la mejor semana de Cristina Kirchner desde que dejó la presidencia coincida con la peor de Macri. Son pares antagónicos: en otra época eran los kirchneristas quienes se ufanaban de haber elegido a Macri como contrincante y ahora la historia se repite al revés. Al kirchnerismo le salió mal, Macri terminó siendo presidente. El gobierno actual debería preguntarse si no está repitiendo el mismo error.

Dentro de poco más de una semana, el martes 7, Cristina Kirchner volverá a Comodoro Py para prestar declaración indagatoria ante el juez Bonadio. El mismo día que la CGT declaró su paro nacional y marcha en protesta hacia la Plaza de Mayo. Ella les pidió a sus simpatizantes que no fueran a Comodoro Py, sino que se sumaran a la marcha de la CGT. Formalmente, los sindicalistas pidieron a su vez que no se partidizara el acto, pero el gesto de la ex presidenta está en sintonía con su decisión de no separar al kirchnerismo del PJ y enviar a su hijo Máximo a compartir la primera fila con Martín Insaurralde en la reunión de unidad del peronismo el viernes en San Vicente, donde descansan los restos de Perón.

Esta semana, Sturzenegger pronosticó que “vienen tres meses muy delicados para la inflación”. En realidad, vienen tres meses muy difíciles para el Gobierno. Tres meses es exactamente lo que falta para el cierre de las listas de candidatos a las elecciones de octubre.

Marzo empieza con una señal: la economía de 2017 vuelve a prometer que la reactivación “recién” llegará en el segundo semestre. Macri abrirá las sesiones ordinarias del Congreso este miércoles, seis días antes de la marcha de la CGT y de la declaración de Cristina ante Bonadio, tratando de recuperar el terreno perdido durante el mes de febrero.

Corolario: cuando la aprobación de Macri baja, no sube la de Massa sino la de Cristina. Así como cuando bajó la de Cristina, tampoco subió la de Massa sino la de Macri. De esa polarización está hecha la actual política argentina. Por ahora, hasta que algo cambie de verdad.