COLUMNISTAS DEFENSOR DE LOS LECTORES

El valor de una portada

.

MARCHA. Noticia mayor relegada al pie de página.
MARCHA. Noticia mayor relegada al pie de página. Foto:Pablo Cuarterolo
Una de las características de este diario que lo hacen diferente, original, es su tendencia a evitar los lugares comunes o –mejor– los temas dominantes en los medios para llevarlos a títulos de portada. Así –salvo que existan acontecimientos superadores, de indudable importancia e impacto sobre la sociedad–, PERFIL ha optado por privilegiar en sus tapas hechos que suelen causar sorpresa en los lectores habituales o potenciales. La portada de un medio es su vidriera, y en ella es legítimo incluir temas de producción propia aunque ello implique desplazar a segundos planos noticias que, en otros medios, son valoradas de modo diferente.

Cuando este ombudsman pone como límite a esas elecciones la existencia de “acontecimientos superadores, de indudable importancia e impacto sobre la sociedad”, está definiendo lo que considera un error de valoración en su tapa de ayer. El título principal (“Primeras víctimas del dólar bajo. Ya afecta a sectores de servicios e industria”) y la gran foto superior –el “focal”, en la jerga interna de PERFIL– que muestra a un animador, a Luis Barrionuevo y a su esposa, Graciela Camaño, en animado trencito festejero por los 75 años del jefe sindical, desplazaron a un plano muy menor la multitudinaria marcha y acto por el 41° aniversario del golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976. Un acontecimiento con mayor valor periodístico que la celebración del dirigente y que la cuestión del dólar, escasamente sustentada en el interior para justificar sin reparos el título a cinco columnas, bajada aclaratoria y copete (“Por el tipo de cambio, que crece menos que la inflación, hay multinacionales que mudan centros a México e India, y cae la exportación de manufacturas”). Una concentración de cientos de miles de personas y un “fuerte tono opositor en las marchas del aniversario del golpe” (como titulara ayer PERFIL al pie de su portada, con una foto de plano corto en Plaza de Mayo), conjugan un acontecimiento cuya importancia no fue –a juicio de este Defensor de los Lectores– periodísticamente mensurada en su dimensión.
Dejando de lado –por menor y farandulesco– el festejo de cumpleaños de Barrionuevo (el título apuntó a su bien informado divorcio de la coalición gobernante), es necesario señalar la escasa sustentación del título principal sobre el retraso cambiario y su incidencia en el mundo empresarial. La nota central de Economía, en páginas 22 y 23, lleva por título “Se relocalizan servicios y hay comercios que cierran por el dólar ultrabajo”. En el copete se dice que “multinacionales trasladan centros de atención al exterior, y más locales bajan la persiana en las fronteras”. ¿Cuántos y cuáles ejemplos contiene el artículo para fundamentar tan rotundas afirmaciones? Son dos, American Express y Peugeot, a los que se sumó Quilmes (un traslado de su back office ocurrido en abril de 2016). Vayamos por partes:
American Express está reduciendo costos en su estructura mundial desde febrero de 2016, cuando el CEO global, Kenneth Chenault, anunció la decisión de la empresa de reducir gastos por mil millones de dólares para fines de este año. Por lo tanto, el desplazamiento a México de su call center responde más a esa política que al atraso cambiario, casi inexistente un año atrás.
Clienting Group es la empresa de atención al cliente que trabaja para Peugeot en Argentina. Hace pocos días, el presidente Macri visitó la planta de la automotriz y anunció inversiones y un futuro de mayores puestos de trabajo, mientras la firma contratada anunciaba el despido de 70 a 75 empleados del call center. Su traslado –según el Sindicato de Empleados de Comercio– será a Colombia, aunque México podría ser también el nuevo destino.
El ejemplo de Quilmes no califica: hace ya casi un año que decidió el traslado de su oficina telefónica a la India. ¿Tuvo que ver el atraso del dólar? No.
En cuanto a los cierres de comercios en ciudades argentinas fronterizas, es un tema que viene de arrastre aunque su gravedad no resulta menor: mucho antes de que el valor del dólar quedara rezagado ante la inflación, crecían los tours de compras a Chile y Paraguay por las notables diferencias de precios en electrónicos y otros artículos. La nota no especifica qué comercios y en qué cantidad se ven afectados en Mendoza, Bariloche, Salta, Clorinda o Iguazú.
Estos son los argumentos que este ombudsman propone a los lectores para explicar por qué entiende que ha sido poco afortunada la edición de la tapa de ayer en PERFIL.

Firma anónima. En la página 3 del diario de ayer, la nota “Estela de Carlotto rechazó las críticas de Hebe de Bonafini” lleva por firma “R.P.”, que significa Redacción Perfil, una fórmula que se emplea cuando el texto viene de agencias. Sin embargo, en este caso debió ser suscripto por una persona física concreta, dado que contiene párrafos de opinión (“virulento discurso de Hebe de Bonafini”; “la grieta volvió a salir a la luz”; “sin moverse un centímetro de su prédica de confrontación”). En este diario, las firmas son imprescindibles para identificar la autoría personal cuando se vierten observaciones subjetivas.