COLUMNISTAS LO QUE PUEDE PASAR

Elecciones 2013: un panorama ex post

PERFIL COMPLETO

¿Quién ganó las elecciones del 11 de agosto? A pesar de contar con el “diario del lunes” no existe una sola respuesta. Mirando los resultados electorales puros, el Frente para la Victoria resulta ganador con alrededor del veinticinco por ciento de los votos, pero la extraña categoría política de “otros” se lleva más de cuarenta y cinco por ciento de los sufragios.

Desde otro punto de vista, la ventaja alcanzada por Massa en la provincia de Buenos Aires lo instala como uno de los principales contendientes en el escenario 2015, y por ende ganador de las elecciones primarias. Si bien la diferencia alcanzada está en el orden de lo esperado y debe reiterar el apoyo popular en la elección real, el movimiento de lo real dentro de la marea del peronismo indica que el barco suele inclinarse hacia los triunfadores.

Sin embargo, habrá que esperar para observar cómo se mueven las otras figuras del intrincado ajedrez que implican las elecciones presidenciales de 2015 desde el amplio espacio peronista con otros candidatos con aspiraciones como el cordobés De la Sota y el propio Scioli. En otras trincheras, se entusiasma Cobos en un inveterado resurgimiento, y respira Binner consolidando su lugar. ¿Surge desde la ciudad de Buenos Aires con Michetti una postulante? Si, probablemente emerge una buena compañera de fórmula presidencial para un posible polo de centro derecha.

¿Cómo impactan los resultados electorales en el gobierno nacional? Por un lado, en Santa Fe y Córdoba sale tercero y cuarto respectivamente, y por el otro, el kirchnerismo consolida su base electoral en la provincia más poblada del país e incluso logra generar alguna expectativa en la ciudad de Buenos Aires, con la posibilidad de pelear un senador nacional.

Pero, como es sabido que ganar por un voto es ganar, Cristina Fernández de Kirchner, deberá elegir cuál es la estrategia escogida para intentar revertir los resultados de aquí a octubre. Tiene dos opciones disponibles dependiendo de la lectura que haga. Si la evaluación fuera que es posible revertir los guarismos en términos de campaña, se profundizará el camino actual, presentando mejores spots y slogans, mayor presencia de Scioli, y de la Presidenta, e intensificando las operaciones negativas. Si la conclusión fuera que las razones de los resultados electorales se vinculan a cuestiones estructurales, cabe pensar que la Presidenta tomará decisiones de mayor profundidad como por ejemplo introducir cambios en la agenda económica, modificaciones en el gabinete ministerial y reformas en los programas de seguridad. Existe una tercera posibilidad que implica profundizar “el modelo” avanzando por ejemplo en nuevas estatizaciones.  

¿Se pueden cambiar los datos electorales de aquí a octubre? Las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias son una innovación, por lo que es muy difícil aventurar conjeturas. Sin embargo, en el único caso que tenemos para analizar fueron las elecciones nacionales de 2011, donde Cristina F. de Kirchner saca desde la primaria a la nacional 1.100.000 votos adicionales. El otro candidato que se superó en aquel momento fue Hermes Binner que, concentrando el voto opositor que saca un millón y medio de votos más. ¿De dónde provinieron los datos en aquel momento? De Duhalde que perdió más de 1.200.000 votos; de Carrió, que en esta oportunidad logra revertir el mal momento de su candidatura presidencial cuando perdió casi 200.000 votos entre una elección y otra; y también de Ricardo Alfonsín que fue abandonado por más de 170.000 votantes. También se debe tener en cuenta que seguramente se sumarán nuevos votantes y quedarán vacantes los votos de los partidos que no alcanzaron el 1.5% de piso que requiere la ley.

Estas cifras indican si la elección fuera peleada como el caso de la provincia de Buenos Aires entre Massa e Insaurralde, cambios como los consignados en 2011 podrían llevar a modificaciones en las posiciones electorales, pero si parte de los votantes de partidos minoritarios optaran por el voto “útil”, es probable que la elección en la provincia de Buenos Aires se convierta en un ballotage entre los dos primeros candidatos con un notorio beneficio para el ganador de las primarias.


* Sociólogo y analista político.



Carlos F. De Angelis