COLUMNISTAS FLEQUILLOS

En Washington

¡Hace un frííííío en Washington, brrrrr! Sí, de ahí vengo. Llegué enseguida, literalmente en un soplido porque viajé en televisión, no en avión.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

¡Hace un frííííío en Washington, brrrrr! Sí, de ahí vengo. Llegué enseguida, literalmente en un soplido porque viajé en televisión, no en avión. Y eso que el compañero Donald me ofreció el avión presidencial. No, gracias querido Don, le dije, vos lo vas a necesitar en cualquier momento hoy mismo y yo puedo viajar en lo que se me dé la gana, en kayak o en bombardero; no te preocupes que de Washington a Rosario no hay más que un soplido, y así fue, como le acabo de decir. También tengo que decirle que todo el asunto, con juramento, desfile, comilona y demás, fue un plomazo casi  insoportable en el cual una trata de mantener la cara de felicidad y alegría en honor a sus huéspedes que se portaron como duques. En fin, a una la invitan y una no puede dejar de ir, ¿no? Después hay que retribuir atenciones, claro. Van a dejar pasar un tiempito y seguro que Donald me llama por teléfono y me dice que me arregle para que la doctora Fein lo invite a él, con su señora y con su comitiva a Rosario. Parece que le hablaron del Paraná y él dijo “¿Parenein, qués esou?” y hubo que explicarle y él dijo pero tenemous que ir, me encantan esous lugares exóuticos, ché, y seguro que se acordó de mí cuando veraneábamos en Tanti y anotó que tiene que llamarme en cuanto sus ocupaciones le dejen unos días para solaz y esparcimiento de su alma aventurera.

Qué tal la  pasará en la presidencia. Con mucho trabajo seguro seguro. Así que por ahora basta, ya fui a la asunción con juramento y todo en donde me aburrí como un hongo. Ahora esperemos, a ver que hace el cumpa del flequillo.