COLUMNISTAS JUJUY

Energía solar con regalía social

.

Poco se conocen las fortalezas de una de las provincias más postergadas. Jujuy tiene niveles de radiación solar suficientemente altos como para proveer energía a la Argentina, y en 18 meses inaugurará el parque solar más grande de América Latina.

Durante décadas no han sido exploradas, ni siquiera advertidas. Sin embargo, desde una gestión integral del ambiente, el Gobierno, que apenas lleva diez meses en gestión, se ha decidido a promover energías limpias y renovables.

El fomento de la producción solar, geotérmica o eólica respeta los valores de los pueblos originarios, que mantienen su lugar de residencia y los recursos naturales tal como sus antepasados. A la vez, presta particular atención a la crisis del sistema energético del país ofreciendo una solución innovadora.

Según estudios de organismos internacionales y de la Universidad Nacional de Jujuy, la Puna tiene 2.400 horas de radiación efectiva por año, lo que la destaca para la producción de energía fotovoltaica.

Con políticas públicas económicamente sostenibles, ambientalmente equilibradas y socialmente justas, y un trabajo sostenido desde la perspectiva ética, técnica y tecnológica, basado en la concepción andina del cuidado del ambiente, Jujuy asegura su adecuación a los presupuestos mínimos y las metas de Carbono Neutral 2030. El marco es el programa Pachamama Te Cuido: una transformación política histórica orientada a revalorizar la cuestión ambiental y posicionarla en lo más alto de la agenda institucional.

Paralelamente, la provincia busca superar las primarias condiciones económicas que obligan al Estado provincial a responder por el 60% del empleo.

A través de un consorcio público-privado, la empresa Jujuy Energía y Minería SE (Jemse) participó y ganó la licitación convocada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, RenovAr Ronda 1, para la producción de energía solar.

El parque solar de la Puna, a más de 4 mil msnm y con más de un millón de paneles, impactará fuertemente en el desarrollo regional. Generará 800 puestos de trabajo genuinos y rendirá beneficios directos a la comunidad indígena Pueblo Atacama Termas de Tuzgle. Pero también remitirá energía al sistema interconectado nacional.

Con un equipo técnico-legal propio y en sociedad con las firmas Powerchina, Shanghai Electric y Talesun, y el financiamiento del EximBank China, Jemse compulsó el precio más que conveniente de US$ 60 el MWh, mejorando mucho otras ofertas de empresas privadas.

El impulso a la producción de energías limpias y renovables incluye acciones en varios niveles, desde la generación de energía eléctrica a gran escala y en alta potencia a partir del sol hasta el desarrollo de pequeños sistemas fotovoltaicos rurales, pasando por usos térmicos productivos como bombeos, esquiladoras o secaderos de vegetales, hasta usos comunitarios, como nuevos poblados solares o generación urbana distribuida. Así como la ejecución de una política habitacional con energía renovable y limpia en las viviendas de zonas rurales alejadas, lo que democratiza el acceso al recurso básico. O también la creación de un clúster, un ambicioso plan de capacitación y concientización del uso eficiente o equipamiento térmico y fotovoltaico para viviendas sociales y espectáculos masivos.

Finalmente, lo fundante: la implementación de la regalía social. Es decir, un pueblo postergado por décadas recibirá los beneficios del innovador emprendimiento. Con un criterio absolutamente social, Jujuy rescata la rentabilidad de un proyecto tecnológico de punta para volcarla al desarrollo económico integral.

El brillo del sol no sólo hace el cambio ambiental por la imprescindible urgencia de superar el paradigma hidrocarburífero, sino fundamentalmente el económico-social, porque pone a la provincia a transitar el sendero del desarrollo con energía a precios competitivos para una nueva matriz productiva y tecnológica.

*Secretario de Energía (Jujuy).

Mario Pizarro