COLUMNISTAS OPINIÓN


Entre la lluvia de dólares y el fin de la luna de miel

Macri tendrá que acostumbrarse a que, mientras en el mundo real cosecha y siembra no van juntas, en el imaginario de la opinión pública sólo hay presente.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

“Conocí la memoria, esa moneda que nunca es la misma.”
(Jorge Luis Borges)

* * *

El repetido pronóstico de “lluvia de dólares” que Macri anuncia frente a cada micrófono que se le enciende refleja la necesidad de entusiasmar a los verdaderos jugadores del partido: los ciudadanos, sosteniendo su paciencia; y los empresarios, impulsándolos a invertir.

Ninguno de los dos tiene mucho de nada, las reacciones frente a los últimos aumentos de tarifas y especialmente del transporte mostraron que se está acabando la paciencia en los sectores más necesitados, y la encuesta entre setenta CEO de las principales empresas revela que la mayoría de ellos no se decidirá a invertir hasta que baje la inflación.

Seguramente la detención de Ricardo Jaime en Córdoba vino a cambiar la agenda de los “medios hegemónicos concentrados” que, como si hubieran registrado que se estaba  terminando la luna de miel entre la sociedad y Macri, salieron a criticar al Gobierno como nunca antes a partir de los aumentos de esta semana. Tuvieron que esperar 100 días para descubrir que obviamente aumentaría la pobreza si se aceleraba la inflación. Fueron tan injustos ahora con Macri como en los 100 días anteriores cuando sólo le cantaron loas.

Pero volverán a cantarle más loas si la detención de Jaime es parte de una decisión más abarcativa, por la que pronto fuera preso Lázaro Báez y progresivamente otros kirchneristas prominentes. Desgraciadamente, la opinión pública es cortoplacista, lo que atrae hoy hace olvidar el tema de ayer: se recuerda porque se siente, no se siente porque se recuerda.

El acceso a mucha información sin la formación en criterios de selección crea opiniones infantiles

Y lo que hace a un presidente exitoso en el presente puede ser lo opuesto en  la historia. Alfonsín es el presidente democrático contemporáneo más exitoso en la historia, pero durante los últimos años de su presidencia fue considerado un fracaso. Al revés, Menem, mientras presidía se lo consideraba exitoso y en la historia aparece como un fracaso.

Cada vez es más difícil satisfacer a cualquier sociedad. Obama cumplió un servicio enorme al mejorar la imagen mundial de Estados Unidos después de la barbarie de Bush. Pero dentro de los Estados Unidos Obama no es valorado como merecería.

Quizá Macri sea un presidente que tenga éxito en ordenar la Argentina y finalmente logre levantar el puente simbólico al futuro que como ingeniero sueña con construir. Pero tendrá que acostumbrarse a que, mientras en el mundo real cosecha y siembra no van juntas, en el imaginario de la opinión pública sólo hay presente. Por ejemplo, el efecto que tiene la emisión en la inflación no se produce inmediatamente y hoy se están pagando con mayor inflación no sólo las consecuencias de la devaluación y los aumentos de tarifas sino los efectos inflacionarios de la mayor emisión de Kicillof, con la que el kirchnerismo logró llegar a las elecciones de octubre con consumo creciente. Al revés, el parate que hoy están produciendo las medidas económicamente contractivas del Gobierno bajarán la inflación recién después de varios meses. Pero en el presente se tienen los dos males juntos: el freno del comienzo de la era Macri y las consecuencias de la aceleración de la emisión del fin de la era K. Así como el Ejecutivo tiene que contar con el acuerdo del Congreso para emitir deuda, debería requerirse acuerdo también para imprimir dinero.

La madre de un ministro importante de Macri le dijo a su hijo al casarse: “Por lo mismo que te vas a enamorar es por lo que algún día te vas a divorciar”. Así como las redes sociales, con su velocidad viralizadora, hacen participar en horas a toda la población en debates que antes hubieran requerido meses para diseminarse, y eso le ayudó a Macri a llegar a la presidencia con un partido nuevo, sin estructuras, afiliados ni enorme presupuesto, esa misma vertiginosidad que mueve el humor social de positivo a negativo como un rayo podría arrasarlo si no contara con reflejos para corregir la dirección de la marea, como ahora conseguirá con la detención de Jaime y eventualmente la de Lázaro Báez.

El futuro y el pasado sólo se pueden pensar. El presente se puede sentir y la pasión es del orden de lo presente.

El posmodernismo al que el propio Macri apela con su propuesta de cambio tiene por esencia el desapego del pasado. Esa liquidez se transforma en un tsunami social en un abrir y cerrar de ojos. Otra amenaza del posmodernismo es el hedonismo creciente. Generaciones que nacieron con formas de confort inimaginables en sus padres y abuelos desarrollaron tipos de narcisismo que precisan ser satisfechos por los gobernantes si no quieren ser el blanco de sus frustraciones.

Simplificadamente: un narcisismo no correspondido requiere un culpable: “Alguien se ha robado mi queso”. Narcisismo, paranoia y agresividad social se articulan en muchas formas de expresar su desencanto: desde las manifestaciones en Brasil hasta que Trump gane las primarias republicanas en su país. Ni los brasileños ni los norteamericanos viven peor que sus padres, lo que bajó es el umbral de tolerancia ante la frustración que en las generaciones anteriores era muchísimo mayor. Y no sólo Lula no es querido, tampoco Bachelet es querida ni Peña Nieto es querido en México, aunque es el país latinoamericano al que mejor le va.

Hasta que llegue la “lluvia de dólares” y genere sus efectos, Macri tendrá que entretener a una sociedad sin mucha capacidad de espera. Y si esos dólares tardasen mucho en llegar o llegaran en forma de tenue garúa, por lo mismo que parte de la sociedad se enamoró de Macri se divorciará de él. No debe olvidar que la unificación afectiva en los fenómenos de masas se produce por contagio emocional.



jfontevecchia