COLUMNISTAS

Es la economía

PERFIL COMPLETO

Tras 100 días de gobierno de Mauricio Macri apelar a la pesada herencia kirchnerista para aplacar el descontento con la suba de precios y el parate en el nivel de actividad tiene rendimientos decrecientes. Ahora el humor social parece empezar a regirse por el aquí y ahora. Hay apoyo o desaprobación en función de los resultados que obtiene el equipo actual de gobierno.
La opinión está dividida entre quienes aprueban la gestión del presidente de la Nación (42%) y quienes la rechazan (44%). No obstante, la imagen de Macri (que sigue alta) es superior a la de su gestión. La aprobación bajó respecto de febrero (que era 47%). No es sorprendente que una agenda que se enfocó en las urgencias (sincerar el tipo de cambio, cepo, retenciones, tarifas, holdouts), y lo hizo bien, está pagando las consecuencias en el corto plazo ya que se aceleró la inflación y cayeron el poder de compra y el consumo. Hay asociación entre cómo se votó en octubre y los resultados en cuanto a aprobación/desaprobación.
El cambio más sustancial entre febrero y marzo se da entre los votantes de Massa. En febrero 54% aprobaba y en marzo cayó al 44%, mientras que el rechazo trepó del 29% en febrero al 38% en marzo. Hoy la economía personal se siente peor que hace un año, pero se imagina mejor en el próximo año. De manera similar, ahora se ve peor el estado de la economía argentina que hace un año, y se espera que esté mejor dentro de un año. Aquí observamos que el malestar actual con la situación económica se neutraliza con el hecho de que las expectativas a futuro dan soporte para que el Gobierno pueda pasar de la agenda del saneamiento de la economía a la del crecimiento con estabilidad y empleo. El famoso “puente” que Macri menciona y necesita construir para esperar las buenas nuevas en el segundo semestre de 2016. La inflación y el desempleo se consolidan como los problemas que más preocupan (con 28% de las menciones), atrás vienen la inseguridad (18%), la corrupción (14%), educación y salud. Es contundente, dentro de los temas de actualidad, el apoyo que existe a terminar con el problema de los buitres de manera consensuada entre Gobierno y oposición. El 56% contesta que el Legislativo tiene que cooperar con el Ejecutivo para dejar atrás este problema. El 23% cree que el Congreso no debería ayudar y el 21% no sabe.
En un tema muy candente como las tarifas, la opinión de los entrevistados está dividida en mitades entre los que aceptan y rechazan el aumento de la tarifa de luz. Pero dentro de los primeros, son mayoría (40%) los que entienden que los incrementos debieron haber sido más graduales. Sólo el 11% acuerda con la forma en que se llevó adelante. Una señal a tener en cuenta para los futuros ajustes en otros servicios.
En materia de inflación, 40% de los entrevistados cree que es responsabilidad del kirchnerismo; 24%, del gobierno de Macri, y 21%, de los empresarios.
Finalmente, la preocupación por perder el empleo en el corto plazo es alta: 4 de cada diez personas temen quedar desempleadas; también es significativo el porcentaje de los que están con incertidumbre (25%). Por todo esto que repasamos “es la economía” lo que signará la agenda de 2016.

*Socio director de M&R Asociados



Gustavo Marangoni