COLUMNISTAS DERECHO A RÉPLICA

Especular irresponsablemente es difamar

PERFIL COMPLETO

El 15 de junio pasado, en una nota editorial del diario PERFIL, bajo la firma de Jorge Fontevecchia, se afirmó (adjudicándolo a “especulaciones de terceros”) que “el 25% de las obras de Electroingeniería se les asignan a los K (letra con la que se alude en el argot periodístico a la familia Kirchner y a los funcionarios del Gobierno). En otro párrafo de la misma editorial se dijo: “Al menos una cuarta parte de las acciones de Electroingeniería podría ser, directa o indirectamente, de los Kirchner y sus allegados”.

Estas manifestaciones dañan irresponsablemente no sólo el buen nombre de la compañía, sino también el de sus integrantes y familia, por lo que ejercemos el derecho de rectificación que nos asiste ante la grosera falsedad de esos dichos.

Electroingeniería exhibe con orgullo 37 años de exitosa trayectoria en 22 provincias de la Argentina y en varios países de Latinoamérica. Sus alianzas estratégicas con empresas del mayor nivel y prestigio del mundo no hubieran sido posibles de no contar con una trayectoria impecable en impecable en el plano ético y profesional.

Desde hace un tiempo, algunos medios periodísticos se empeñan en tratar de vincularnos con el gobierno actual, echando sospechas sobre las obras y emprendimientos que realizamos. Cualquier investigación periodística puede consultar los antecedentes de cada una de las obras que hemos ejecutado.

Pero resulta verdaderamente increíble que ahora se diga con absoluta ligereza, amparándose en el recurso de atribuirlo a “especulaciones de terceros”, que una parte de las acciones de la empresa se encuentra, directa o indirectamente, en manos de “los Kirchner y sus allegados”. Una simple consulta a los registros públicos pertinentes basta para cerciorarse de que los propietarios de las acciones de Electroingeniería SA somos Osvaldo Acosta, Gerardo Ferreyra y nuestra sociedad holding, Grupo Eling SA, de la cual también somos sus únicos accionistas.

Esta mínima diligencia hubiera bastado para no incurrir en una falsedad gratuita y difamatoria. El derecho del pueblo a ser correctamente informado exige seriedad y responsabilidad por parte de la prensa, en la búsqueda de la verdad de las informaciones que suministra”.

*Vicepresidente Grupo Eling.



Gerardo Ferreyra