COLUMNISTAS BIENVENIDAS

Esteta decadente

Mientras cursaba Introducción a la Antropología, el profesor dijo: “Les aclaro que no voy a responder preguntas sobre Carlos Castaneda”.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Mientras cursaba Introducción a la Antropología, el profesor dijo: “Les aclaro que no voy a responder preguntas sobre Carlos Castaneda”. Anoté ese nombre en mis cuadernos. Después leí sus libros. De haber estado caminando por las calles de Montevideo, de haber leído ese famoso grafiti: “Darnauchans esteta decadente”, hubiese iniciado otra búsqueda. Pero conocí la música de Eduardo Darnauchans a través de la voz de una chica que cantó una canción tristísima en un fogón. No paré hasta dar con sus discos. Lo conocí una tarde letal del invierno uruguayo junto a su mujer. El venía de pasar una ordalía en el infierno. Estaba tan envejecido que me costó identificarlo cuando entró al bar. Pero en un momento le dije que El prisionero de la parada 2 era una de mis canciones preferidas de toda la historia de la música y el “Darno” sonrió y empezó a cantarla a capela. Su voz era inmortal, como los vampiros. Canté con él. La canción es un vals impresionante que narra alguien que se quedó encerrado en un departamento y espera que vuelva su mujer para que lo libere. En un momento dice: “Una patria no tengo una patria/ y patricio no pude nacer/ pero tengo el país de tu espalda y mi rojo blasón a tus pies”. Qué bueno que es no tener patria, pensé en ese momento. Liberarse de esas estupideces y vivir en una canción. Eduardo Darnauchans es un trovador medieval que nació en Uruguay. Acaba de salir un libro de Silvia Sabaj que analiza las letras de este genio de la música popular uruguaya. Bienvenido.