COLUMNISTAS LOGRO HISTORICO

Eva Perón y la conquista del voto femenino

.

El sábado 23 de septiembre se cumplieron setenta años de la promulgación de la Ley 13.010 que consagró los derechos políticos de la mujer en nuestro país. Las luchas feministas en el mundo exigiendo el voto se remontan a comienzos del siglo XIX. Aunque fue en el siglo XX cuando los movimientos sufragistas alcanzaron más importancia y predicamento, tal como ocurrió en nuestro país. En 1911, la médica Julieta Lanteri logró ser inscripta en el padrón electoral y el 23 de noviembre votó cuarenta años antes que el resto de las argentinas. También ese año el diputado socialista Alfredo Palacios presentó un proyecto de ley, que ni siquiera fue tratado. Años más tarde, Mario Bravo presentó un proyecto que logró media sanción en 1932, pero murió en el Senado. Algunas provincias como San Juan y Santa Fe se cuentan entre las primeras en establecer, aunque con limitaciones, el sufragio femenino. Recién en 1944, desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, el coronel Juan Domingo Perón reflotó la cuestión. Se formó la Comisión Pro Sufragio Femenino, que pedía cumplir con las Actas de Chapultepec, que comprometían a los países firmantes a otorgar el voto a la mujer. En 1945 Perón sostuvo públicamente: “Soy un convencido de la necesidad de otorgar a la mujer los derechos políticos y apoyo con toda la fuerza de mi convicción el propósito de hacer esto una realidad argentina”. Algunas damas de la oligarquía, integrantes de la Asamblea Nacional de Mujeres, presidida por Victoria Ocampo, no aceptaban el voto otorgado por decreto de un gobierno de facto. El decreto finalmente no salió porque los sucesos de octubre del 45 cambiaron el devenir histórico nacional. Pero no hubo que esperar mucho tiempo para que el tema volviera al primer plano.
Días después de las elecciones que consagraron a Perón como presidente, Evita pronunció su primer discurso político: “La mujer argentina ha superado el período de las tutorías civiles. La mujer debe afirmar su acción, la mujer debe votar.”

Desde ese momento, Eva emprende la campaña. Lo hará desde distintos lugares: con los legisladores, con las delegaciones que la visitan, con las mujeres nucleadas en los centros cívicos, a través de la radio y de la prensa.
El Senado dio media sanción al proyecto el 21 de agosto de 1946. Recién más de un año después, la Cámara de Diputados sancionó el 9 de septiembre de 1947 la Ley 13.010.
El 23 de septiembre, en un multitudinario acto organizado en Plaza de Mayo, Perón le entregó a Eva el decreto de promulgación de la ley, en un gesto que expresaba el reconocimiento del gobierno por su campaña a favor de los derechos políticos de la mujer. Entonces, ella dijo: “Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria”. En las elecciones del 11 de noviembre de 1951, las argentinas eligieron presidente por primera vez. Votaron 3.816.654 mujeres. El 63,9% lo hizo por el Partido Peronista, el 30,8% por la UCR. Sólo el peronismo llevó mujeres en sus listas, y resultaron electas 23 diputadas y 6 senadoras. Aquel día, Eva Perón, la gran protagonista y propulsora del voto femenino, se encontraba internada en el Policlínico de Avellaneda. Hasta allí llevaron una urna y pudo así votar haciendo realidad su sueño, que era el sueño de millones de mujeres argentinas. Han pasado los años, y las mujeres siguen luchando. Por la igualdad, por el pleno ejercicio de sus derechos, por el #niunamenos. Entreverada en todas esas luchas está Evita con su ejemplo, su pasión y su fuerza inclaudicable.    
           
*Director Grupo Octubre.