COLUMNISTAS ASUNTOS INTERNOS


Feliz cumpleaños, Richard Bach

Richard Bach –que hace pocos días cumplió 80 años– era piloto de avión. Empezó a volar a los 17 años, fue piloto acrobático –por ejemplo, actuó como doble de riesgo en El barón rojo (1971), de Roger Corman. En 1970 publicó Juan Salvador Gaviota, una relato que se convirtió en bestseller en todo el mundo.
Juan Salvador Gaviota es una especie de fábula con significado metafórico, en el estilo new age tan de moda a comienzos de los 70. Cuenta la historia de una gaviota que ama volar y que trata de perfeccionar su técnica de vuelo. Por esta razón resulta distinto a las otras gaviotas, para quienes lo único importante es procurarse de comer. El aislamiento provocado por la incomprensión general lleva a Juan Salvador a reflexionar acerca del significado de la existencia. Se vuelve solitario, y cuando siente que está por morir se encuentra con dos gaviotas que pertenecen a un nivel de existencia superior y que lo llevan consigo a otra dimensión. Allí, Juan Salvador perfecciona aún más su técnica de vuelo. El resto de la historia se desarrolla entre esa dimensión y la Tierra, adonde Juan Salvador vuelve cada tanto para enseñarles a volar mejor a las gaviotas más jóvenes. Si dicha así parece una historia ingenua y aburrida es porque es una historia ingenua y aburrida. Pero millones de lectores vieron en ella metáforas religiosas, ideológicas y espirituales.
Antes de ser publicado por el sello británico Macmillan, el libro fue rechazado por dieciocho editoriales. En 1972, dos años después de su publicación, vendió más de un millón de ejemplares en los Estados Unidos y permaneció en la lista de bestsellers del New York Times durante treinta y ohco semanas. Fue traducido a muchas lenguas y en 1973 inspiró la película que no tuvo mucho éxito –no así la banda sonora, compuesta por Neil Diamond, que en 1974 ganó un Grammy y recaudó más que la película misma. Se calcula que Juan Salvador Gaviota lleva vendidos en el mundo más de 30 millones de ejemplares.
Al igual que otros bestsellers de ese tipo (como El principito, de Saint-Exupéry, o La colina de Watership, de Richard Adams), Juan Salvador Gaviota tiene algunas características precisas: es simple, pero habla de temas profundos; es lo suficientemente minimalista como para dejarle a quien lo lee la tarea de interpretar el sentido de la historia; su protagonista es un héroe positivo y solitario con el que cualquiera puede identificarse. Está lleno de frases del estilo “Rompe las cadenas de tu pensamiento y romperás también las cadenas de tu cuerpo”. O como esta, mi preferida, la más kirchnerista de todas las que salieron de la pluma de Bach: “Siempre eres libre de cambiar de opinión y elegir un futuro diferente. O un pasado diferente”.
En septiembre de 2012, Bach sufrió un grave accidente, cuando al aterrizar en un aeródromo se enredó con unos cables de alta tensión. Hoy vive en la isla Orcas, entre Seattle y Vancouver, en el estado de Washington

Redacción de Perfil.com