COLUMNISTAS CARRERA 2017

Fidelidades y fueros

El Gobierno ve encuestas infladas. CFK apuesta al voto duro, pero De Vido divide aguas. Quién para el déficit.

FUERO DE LA LEY Julio De Vido
FUERO DE LA LEY Julio De Vido Foto:PABLO TEMES

La dinámica de la realidad transcurre a paso lento, sobre todo para aquellos que esperan desde hace más de un año y medio la oxigenación de los vientos de cambio. Ante ese descontento generado por una espera que se hace difícil, desde el Gobierno insisten en que el camino tomado es el correcto. En este contexto, no deja de resultar llamativo un cierto exceso de optimismo desplegado por algunos conspicuos integrantes de Cambiemos al inicio de la carrera electoral. Quizás la clave de ese optimismo -para muchos injustificado- radique en la lupa circunscripta al análisis de los escenarios predictivos que buscan desentrañar las intenciones del votante. Mirado con esa lente, ¿en qué se basa el oficialismo para sostener dicho optimismo?

El análisis de las últimas horas hace referencia a que el supuesto crecimiento de Cristina Fernández de Kirchner está inflado por las encuestas y resalta que “el kirchnerismo duro de la ex presidenta es un grupo cautivo entre el 25 y 30 por ciento cuya característica principal es ser -al mismo tiempo- piso y techo”. Una definición que relega a los acólitos del kirchnerato a un movimiento quasi estático aunque con un número significativo. Algo de eso hay, y se observa en el mensaje y su direccionamiento.

Difícilmente veamos a CFK salir a la búsqueda de nuevos escenarios o recorriendo lugares de la provincia donde no se sienta protegida. “Entre los suyos, tampoco hay novedades. Vienen de ser gobierno; ¿qué van a proponer que no sepamos? Sin propuestas y sin sorpresas mejor te dedicás a cuidar lo que tenes y a hablarle a ese núcleo duro unilateralmente”. -reflexiona un analista cercano al gobierno-. Sin embargo, aún huérfanos de crecimiento, la ventaja del kirchnerismo es el principal problema para el gobierno: todo ese caudal lo concentra en gran parte del conurbano bonaerense. No es casualidad que el encuestador y analista K Artemio López haya salido a remarcar en Perfil.com que “Cristina no tiene techo, su potencial es algo incalculable”. Por eso, desde las filas de la ex presidenta se encolumnan tras el objetivo de demoler esa teoría de Cambiemos.

Cerca de María Eugenia Vidal recuerdan que, de acuerdo a sus mediciones, el 70% de los bonaerenses aún no definió su voto. La elección -en su fase inicial-, está abierta, algo muy lógico a cuatro meses vista de su realización. No creen en los cucos. Hay respeto por el adversario pero no temor. El peso de los nombres propios vuelve a ser vinculado a lo conceptual: CFK= corrupción, desmanejos, y falta de ética. Es la Argentina que se intenta dejar atrás. Por eso en el oficialismo no piensan en posicionar los nombres de las listas, sino de incluirlos bajo el paraguas alentador Vidal-Macri. “Es un equipo de candidatos que representa valores” -resaltan-. Hasta el tramo final de la campaña no será usual ver grandes exposiciones de los candidatos oficialistas sino que será la propia gobernadora quien cargue sobre sus espaldas el mayor peso de las actividades proselitistas.

Por su parte, en el campamento randazzista se vivía cierta euforia después del paso de Florencio Randazzo por C5N en su entrevista con Víctor Hugo Morales, Roberto Navarro y Gustavo Sylvestre. “Fue a buscar al votante kirchnerista moderado o indefinido. Sabía que una entrevista en terreno K despertaría interés. Los cruces con los periodistas lo favorecieron frente a un electorado peronista o filo K que no quiere religiones ni fanatismos” - señalaba una voz del riñón político del ex ministro del Interior y Transportes.

A todo esto, al kirchnerismo se le ha abierto un nuevo frente de tormenta: el tema de la quita de los fueros a los legisladores. Y esto no es sólo por el caso del actual diputado Julio De Vido sino también por la propia CFK. Hay un dato muy curioso respecto al tema: A mediados de 2016, en pleno auge de las discusiones e investigaciones por el escándalo de los bolsos de José Francisco López, parte del Movimiento Evita abandonó el bloque de diputados del Frente para la Victoria (FPV). Fueron 6 legisladores que se plantaron y marcaron su límite: la defensa a De Vido. Los diputados sellaron con su ausencia su postura contraria a la cerrada defensa del bloque kirchnerista al ex ministro de Planificación. En la sesión, finalmente, aprobaron el proyecto de Cambiemos para autorizar el allanamiento al domicilio y las oficinas del ahora diputado, en la causa por enriquecimiento ilícito. Hoy muchos se preguntan ¿qué dirá Jorge Taiana respecto al tema de los fueros? Taiana fue un referente de aquel movimiento pero hoy acompaña a CFK y hace una férrea defensa de lo actuado por ella.

Money. En medio de estos avatares de campaña, algunos datos de la realidad económica. La semana estuvo dominada por la suba del dólar que se morigeró recién entre jueves y viernes. Los analistas coinciden en afirmar que el movimiento de la divisa estadounidense es una resultante de la campaña. No es significativo. El dato político es la inestabilidad que genera tener a CFK en competencia. El gobierno ya decidió impedir que en vísperas de elecciones el valor se desmadre. La inflación, aunque un poco por encima de las metas del gobierno, parece controlada. El problema de base es el déficit fiscal. Hasta aquí, los mecanismo de monitoreo y control del gasto público implementados por el gobierno han fracasado. En verdad, el asunto es aún más difícil; “no hay descontrol sino imposibilidad de reducir gastos de manera significativa” -sostiene un economista cercano al gobierno-
En los primeros cinco meses de 2017, el rojo fiscal se expandió 26,8%, llegando hasta $ 87.247 millones. Esa es la manera más optimista de verlo, sin entrar en comparaciones interanuales mes a mes, como intentan evitar desde el Ministerio de Hacienda. Cómo reducir este déficit enorme que deja a la economía vernácula sin chances de lograr un crecimiento genuino sin ahondar la crisis social que sufre nuestro país? Es la pregunta para la que, hasta ahora, el gobierno no ha encontrado respuesta.

Producción periodística: Santiago Serra.