COLUMNISTAS FOTOS

Figura y fondo y figura

PERFIL COMPLETO

La anécdota es irrelevante: Macri se saca fotos de fin de año en familia y las hacen circular. PERFIL las publica con el título “Descanso, festejo, amigos”. La nota no va más allá de ese contenido informativo: dónde, con quién y cómo (sin consignas políticas). Pero la imagen es cruel y no sabe de desideologías: de fondo salen unos trofeos de caza, cabezas cercenadas y algo como un oso de brazos abiertos, congelado en el momento postrer del mortal abrazo. Imagino que no será su casa y que Duran Barba ya habrá recomendado disociar cacería de amor presidencial. ¿Pero a quién se le ocurre pasar el 31 en un lugar tan feo?

Las imágenes –tanto o más descontroladamente que las palabras– se tejen de la pulsión entre figura y fondo, que en palabras podría ser lo dicho y lo omitido, lo expuesto y lo insinuado, etc. La fricción entre ambos términos es estudiada por todas las disciplinas del conocimiento, desde la óptica hasta la psicología. El fondo debe desaparecer; he allí la primera condición de la figura. Pero sin nada de fondo, la figura no “es”; en cambio, toda ella amenaza con ser fondo y, como tal, ininteligible.

¿Qué desafortunado fotógrafo eligió este fondo churrigueresco como ambiente natural? ¿Por qué encuadró tanto a la hija como al oso? No lo sabemos. Tal vez lo sepa Marcos López, el fotógrafo amigo del colorinche y la autocrítica, cuyas reflexiones abiertas al público dan siempre en el blanco y se anticipan a lo real: “Cuando uno teme cansar al espectador, es allí donde hay que tomar fuerzas para seguir agregando. Sobresaturando. Agregando elementos en el fondo hasta que se igualen en importancia formal y conceptual con los elementos del primer plano. Lo que menos importa es el primer plano. Lo que importa es el fondo. Lo que está atrás del fondo. Lo que no se ve. Lo que importa es el deseo”.
Pues algunos leemos deseo tanático donde sólo hay foto en Punta.



rsregelburd