COLUMNISTAS


Filosofía Macri

PERFIL COMPLETO

Contra mucho prejuicio que todavía anda dando vueltas por ahí, el Presidente aplica instrumentos filosóficos en su gestión. Para vos, Carta Abierta.
El que lo explicitó fue Alejandro Rozitchner, el nuevo filósofo oficial. Algo así como el sucesor orgánico del inorgánico José Pablo Feinmann durante el kirchnerismo.

Lo hace hoy en PERFIL pero lo inició días atrás, en el transcurso del ameno PROgrama que tienen en TN Carlos Pagni y Nicolás Dujovne, a quienes todos los funcionarios que los visitan los tratan con confianza. Por ejemplo Prat-Gay, ante cámaras, le dijo: “Como vos sabés, Nico...” al economista Dujovne.
Rozitchner mantuvo ese estilo, agradeciéndole a Pagni que le hubiera recomendado un libro. En esos intercambios pletóricos de bondad suelen salir frases imposibles si alguien estuviera a la defensiva. En ese contexto, es que el filósofo M elogió que el Presidente tuviera veinte años de terapia: “Se nota que es un tipo analizado, por lo abierto que es, por lo que conoce, por lo tranquilo, por la ausencia de impostura. Es una persona muy tratable y muy accesible, ¿no?”.

Luego continuó con su tarea. “Charlo con él de manera muy informal. Pero como parte del equipo, me sumo a reuniones de comunicación, de discurso, algunas reuniones con Marcos (Peña) de otro tipo, digamos (…). No hay como una definición muy precisa del tipo de cosa que hago, es un aporte de fondo, diríamos”.

Vayamos a, justamente, definiciones de fondo de Rozitchner. “Yo tengo la sensación de que es que como si durante doce años se hubiera tensado mucho el arco en la contención del paso del tiempo. Hubiera tirado el arco hacia el pasado y, después de no aguantar más, la Argentina hizo zas, soltó y ahora el flechazo va al futuro de una manera velocísima. Y en ese tránsito está el tema de la corrupción como tema central. No sé hasta dónde podremos llegar, pero me da la impresión de que la Argentina está en un momento súper importante de superación de ciertas prácticas históricas antiquísimas consagradas que estamos poniendo en cuestión, que tienen que ver con un mundo nuevo del cual ahora parece que vamos a participar, por fin”.

Provocador, señaló que el progresismo “es un movimiento infantil que pretende que la vida pueda ser vivida sin pagar los precios que toda vida tiene”. Pero para Rozitchner, convertido en vocero del pensamiento filosófico oficial, la vida “es dura, y aun así es extraordinaria, sensacional y vale la pena ser vivida. (…) Las cosas no están definidas de una vez y para siempre, la realidad es plástica y puede moldearse, y nosotros estamos acá para dar forma a las cosas y para inventar lo máximo que podamos hacer con esta Argentina dificultosa que tenemos entre manos y que, por supuesto, no es así por el kirchnerismo o por el peronismo sino porque tenemos nosotros problemas para crecer”.

Búsquenlo en YouTube. Es un gran momento de la telepolítica para entender dónde estamos. Yo me reí mucho. Para no llorar.



jcalvo