COLUMNISTAS OPINIÓN

Fin de los medios K

Dentro de dos años el mapa de medios de Argentina será totalmente diferente al actual.

PERFIL COMPLETO

Foto:Twitter

Szpolski. Más allá de la actitud de Víctor Hugo de repartir ejemplares del diario Tiempo Argentino en el acto del viernes en Plaza de Mayo por los cuarenta años del golpe militar, sorprende la poca visibilidad que tiene el cierre y desguace de los medios de Szpolski/Garfunkel y lo “barato” que la están sacando sus propietarios, uno en Buenos Aires y el otro directamente en Miami. Con la excusa de que vendieron los medios a terceros, crearon esperanzas de continuidad que parecen falsas y un manto de confusión respecto de la responsabilidad frente a todos sus empleados y acreedores.

Cristóbal. En otra forma de eludir responsabilidades y deudas pero a otra escala, los medios que Cristóbal López le compró a Hadad, Tinelli, Gvirtz y Szpolski se encaminan a poder terminar subsumidos en un posible concurso por agrupamiento de holding económico. Porque si bien la deuda principal es de la empresa Oil Combustibles (8.000 millones de pesos o 1.000 millones de dólares al cambio de ese momento), como la AFIP reclama solidariamente a todo el grupo de empresas relacionadas, acusando de insolventar a propósito a Oil Combustibles sacándole la caja generada por lo que no pagó a AFIP para comprar otras empresas con autopréstamos entre ellas, no se debería descartar que C5N y las ex radios de Hadad e Ideas del Sur que Tinelli aún conduce puedan terminar también siendo concursadas, según la decisión del juez que intervenga en el eventual concurso de Oil Combustibles.

La deuda de $ 8 mil millones equivalente a US$ 1.000 millones de Oil podría ser del 10% en un concurso

Los especialistas en concursos y quiebras especulan con que los abogados de Cristóbal López seguirán el ejemplo del concurso de la empresa OCA, que radicó su domicilio en un pequeño galpón que tenía en Lomas de Zamora porque en esa Justicia local podía defenderse mejor, y la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires y luego la Corte Suprema de la Nación tardaron dos décadas en dilucidar si el juzgado de Lomas de Zamora era el tribunal natural o no.

La mudanza de domicilio de la sede de Oil Combustibles a Comodoro Rivadavia también buscaría conseguir una mejor predisposición judicial y estirar tiempos de apelaciones entre cámaras, cortes provinciales y finalmente la nacional.

Contar con un juzgado benevolente sería crucial para reducir la deuda y limitar los daños de la demanda de la AFIP sobre las otras empresas del grupo, entre ellas los medios y los casinos. Si los abogados de López lograran convencer al juez del concurso de que la deuda con la AFIP son impuestos, podrían refinanciarla a 96 meses con sólo 6% de tasa de interés anual y recién a partir de que el concurso estuviera homologado. Y hasta ese momento, quizá cuatro años, no pagarían siquiera intereses. De ser así, con una inflación del 30% en 2016 y aun fuertemente decreciente en los años posteriores, los 8.000 millones de pesos que originalmente eran equivalentes a 1.000 millones de dólares, podrían terminar siendo 100 millones de dólares pagaderos en 96 meses, entre 2020 y 2028, algo afrontable con el patrimonio de Oil Combustibles y el de sus accionistas.

Pero si el juez entendiera que la deuda con la AFIP no son impuestos sino retenciones o percepciones, ya no existe la obligación de la AFIP de permitir al deudor concursado acogerse al plan de 96 cuotas con 6% de interés sino que tendría que pagar el total de la deuda en el momento de homologación del concurso. Ya para la parte de las retenciones que fueran de las cargas sociales de los empleados, el plan de pagos se reduciría a la mitad: 48 cuotas. La decisión del juez cambiará el monto de la deuda y hará que los medios puedan o no ser vendidos, porque si todas las empresas de Cristóbal López fueran solidarias con la deuda de Oil Combustibles y la deuda no se redujera, un comprador de C5N o Ideas del Sur compraría juntos los medios: también una deuda impagable.

Telefe-Turner. Circularon versiones de todo tipo sobre que Telefónica le había vendido Telefe a Turner (Time). Subidos a una respuesta de Felipe Stefani, gerente general de Turner Argentina, en un reportaje de hace algunas semanas de La Nación diciendo que analiza la compra de canales abiertos como hizo con Chilevisión (el canal que tuvo que vender Piñera siendo presidente), de las conjeturas avanzaron hasta casi ya dar por hecha la compra y asegurar que CNN ya montaba sus estudios en Telefe.

Telefónica preferiría comprar un cable y vender Telefe para competir en cuádruple play con Clarín en 2018

En realidad, Turner había estado estudiando la compra de América TV y la filial argentina no intervino en las negociaciones por Telefe. Sería Turner en Estados Unidos quien directamente negociaría con Telefónica de España, que no descartaría vender Telefe (también a Disney, dueña de la cadena de televisión ABC en EE.UU.) para invertir el dinero que recibiera en comprar alguna operadora de televisión por cable, por ejemplo Supercanal, de Vila-Manzano, preparándose para competir dentro de dos años con Clarín en el cuádruple play. Pero su dificultad es encontrar quien esté dispuesto a pagar lo que tendría sentido para Telefónica. “Antes de gastar 400 millones de dólares en un canal en Argentina, aunque fuera el primero, como es Telefe, Turner preferiría comprar por menos un canal en Brasil, donde ya viene haciendo una auditoría de la Red Bandeirantes –dice en off un conocedor del tema–; ahora, si Telefónica vendiera Telefe por 100 millones, ahí se anotaría no sólo Turner sino hasta empresarios argentinos”.

Epílogo. En cualquier caso, dentro de dos años el mapa de medios de Argentina será totalmente diferente al actual. Cuando telefonía y televisión por cable sean un mismo negocio, y cuando ya no queden vestigios de los negociados en la era kirchnerista con publicidad oficial y otras ventajas a amigos, los medios K habrán pasado al olvido. Y los que sobrevivan, lo harán porque se habrán profesionalizado y encontrado un modelo de negocios lógico, porque sin la cantidad de publicidad oficial a que los tenía acostumbrados el kirchnerismo los canales de noticias –salvo TN– pierden hoy alrededor de 7 millones de pesos mensuales, y C5N, casi el doble. Hace unos años entrevisté a Ted Turner, quien no podía creer que en Argentina hubiera siete canales de noticias cuando en Alemania hay uno y en EE.UU. hay tres. Era algo anormal. Y lo anormal no se sostiene en el tiempo.



jfontevecchia