COLUMNISTAS

Ganar y gobernar

Por Jorge Fontevecchia. Si Macri fuera electo, sería el presidente con menos diputados y senadores propios de toda la historia

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Ganar y gobernar no es lo mismo. Lo primero –aun difícil– siempre fue menos complejo que lo segundo. El ejemplo reciente es Dilma en Brasil tras ganar las elecciones: no pudo gobernar y tuvo que entregarle la conducción del país a su aliado, el PMDB, porque preside las cámaras de Diputados y Senadores.

Fuera de Estados Unidos, el presidencialismo ha tenido sus dificultades cuando el Ejecutivo no cuenta con mayoría en el Congreso, haciendo tan frecuente en democracias no maduras el riesgo de oscilar entre autoritarismos populistas (en sus variantes latinoamericanas y asiáticas), que convierten al Legislativo en una sucursal, y gobiernos débiles, que desembocan en anarquía.

Un veterano de la política dice que si Macri fuera electo presidente, le daría el pésame

Si Macri fuera electo presidente, y aun obteniendo un amplio caudal de votos en primera vuelta, sería el presidente con menos diputados y senadores propios de toda la historia. Algunos analistas se preguntan cómo hará para gobernar y medio en broma, un veterano de la política dice que el día que gane Macri, en lugar de felicitarlo le daría el pésame.

Esa no es la perspectiva que tienen en el PRO, donde se asume que tras el triunfo las lealtades políticas anteriores se disuelven y que legisladores de los tres sectores del panperonismo (kirchneristas, sciolistas y massistas o PJ) o los gobernadores que los controlen se ofrecerán por poco al ganador. Es probable que así sea al comienzo, cuando el presidente electo cuente con una enorme aprobación, pero cuando ese período de gracia concluya o cuando las medidas a aprobar puedan ser conflictivas, el precio de esos legisladores irá subiendo, pasando de precio simbólico a material y en algunos casos, hasta del material para la provincia que representa al material para su propio bolsillo, como se sospecha lo fue en el caso de la Banelco que arrastró a De la Rúa a la hecatombe.

En Europa muchos sistemas parlamentarios exigen al Ejecutivo, tras ser electo, juntar las mayorías legislativas para formar gobierno, y cuando las pierden están obligados a volver a llamar a elecciones.

Giovanni Sartori, en su libro Ingeniería constitucional comparada, desaconsejó el parlamentarismo para Latinoamérica, donde los políticos “alquilan” los partidos por falta de convicciones ideológicas, son indisciplinados y priorizan lo local. Sartori recomienda el sistema semipresidencial, con “dos motores”: presidente elegido por el voto popular compartiendo el poder con un primer ministro que debe contar con el apoyo del Parlamento.

Pero un presidencialismo ayudado por instituciones intermedias como el jefe de Gabinete, destituible por mayoría parlamentaria, o un referéndum revocatorio presidencial donde convoca la oposición si logra las mayorías parlamentarias, son sistemas que sin mayor éxito entraron en vigencia por las reformas constitucionales de 1994 en Argentina y 1999 en Venezuela.

Tampoco el ballottage resolvió el problema de gobernabilidad porque, aun electo con más de 50% de los votos, como los legisladores se eligen en la primera vuelta, la mitad más uno de los votos para nada significa la mitad más uno de los legisladores, que además se van renovando por turnos no sincrónicos con el Ejecutivo. Como tampoco lograron las PASO que hubiera internas de verdad y, salvo excepciones, aquel que no puede ganar crea su propia fracción dando origen a los múltiples partidos surgidos del panradicalismo y ahora el panperonismo.

Varios intentos fallidos de gobernabilidad con nuevas normas demostrarían que el problema no está en ellas, sino que es cultural, y las sociedades precisan hacer su propio aprendizaje hasta encontrar su forma de equilibrio.

Macri pensará, como piensan casi todos aquellos que tienen la omnipotencia de ser presidentes, que con él será diferente, que como Menem o Kirchner, una vez elegido presidente, alineará las mayorías suficientes bajo su dominio.

Esa autoconfianza también vale para Scioli, quien también cree que podrá con lo que sea porque su problema no sería el Congreso, sino cómo lograr sacarse de encima al kirchnerismo. Pero ya sea porque Macri precise crear consenso legislativo o porque Scioli tenga que desarmar la infiltración K tras su candidatura, en cualquiera de los dos casos habrá un problema de gobernabilidad que consumirá las energías del futuro presidente durante 2016, posponiendo la recuperación económica.

Teniendo en cuenta la historia, podría ser más difícil para un no peronista: Mujica dijo antes de dejar la presidencia de Uruguay: “Pobre Argentina si no gana un peronista”. El problema de la gobernabilidad emerge cada vez que el peronismo no gobierna. Alfonsín lo padeció e insistía con un sistema semipresidencial, y vuelve como dilema cuando, tras el fracaso de la Alianza en 2001, nuevamente luce como posible un gobierno no peronista (“la República” en palabras de Carrió, quien dice que le dijo a Macri: “A mí mandame de embajadora bien lejos porque a los 15 días te empiezo a criticar”, quizá para no repetir la experiencia de De la Rúa).

Pero ésos no son los miedos del PRO, que ahora apunta a sumarle a Larreta los votos de Michetti y ganar en primera vuelta las elecciones porteñas, para que algo que hasta ahora nunca sucedió en la Ciudad (el propio Macri siempre fue a ballottage) sea el espaldarazo definitivo a su carrera presidencial.

Comprar los legisladores con la Banelco le costó a De la Rúa la presidencia

Uno de los riesgos del éxito es la soberbia y uno de los precios de la soberbia es la soledad, lujo que no se puede permitir quien quiera gobernar. En Brasil, una de las grandes diferencias entre Lula y Dilma es que Lula se llevaba bien con todos y construía relaciones políticas cargadas de afecto que le permitían sumar alianzas, mientras que a Dilma se le achacan mal carácter y arrogancia.

Macri, ganador de las tres últimas elecciones: Mendoza, Santa Fe y ciudad de Buenos Aires, tiene que cuidarse de su propia hubris. Y la Argentina, de pasar sin escalas de hiperpresidencialismos a hipopresidencialismos: entre el abuso de poder y la falta de él.



jfontevecchia