COLUMNISTAS UN AÑO, MUCHOS MACRI

¿Gobierna para los ricos?

Casi termina el insoportable primer año del peor gobierno para los intereses de los sectores populares de que tengamos memoria histórica en democracia.

empleos. Se destruyeron 85 por cada hora del gobierno neoliberal.
empleos. Se destruyeron 85 por cada hora del gobierno neoliberal. Foto:telam

Casi termina el insoportable primer año del peor gobierno para los intereses de los sectores populares de que tengamos memoria histórica en democracia.  

Concluimos este año con 2 millones de nuevos pobres, de los cuales 800 mil son indigentes y de ellos 500 mil menores de 15 años. Todos pasan hambre.

Hay para fines del año 2016 una perspectiva de caída del PBI cercana al 3%, una inflación anual del 42% a nivel general, 55% de aumento de precios en alimentos y una destrucción neta del empleo que alcanza a fines de noviembre a los 650 mil puestos de trabajo perdidos, de los cuales 221 mil son formales privados y públicos, y el resto informales. Se trata de 85 puestos de trabajo destruidos en cada hora de gobierno neoliberal, una monada.

Todas esta delicias, aderezadas con una tremenda caída del poder adquisitivo de la masa salarial total (formal e informal) de 12pp, sin antecedentes desde el año 2001, desmoronamiento del consumo interno del 5,2% interanual a noviembre de este año, caída vertical de la “lluvia de inversiones” del 8,6% interanual a octubre, un déficit colosal de un 184% por sobre el existente en el mes de octubre del año 2015 en pleno populismo K, un récord de déficit fiscal nunca jamás visto desde el año 1961.

La contracara es el nivel de endeudamiento y transferencia del Estado hacia los sectores de mayor poderío económico.

Endeudamiento récord, ya que en lo que va del año el Gobierno emitió deuda por 50 mil millones de dólares a octubre, y suma y sigue con sagrada furia, promoviendo un salto relativo en el nivel de deuda respecto del PBI sólo comparable con el que produjo el nefasto ministro Martínez de Hoz en plena dictadura a mediados de los años 70.

Transferencias a los ricos que pinta hasta desagradable. Por citar un caso emblemático, la transferencia al sector agropecuario por la quita y baja de retenciones articulada con la megadevaluación de diciembre de 2015 fue de 8 mil millones de dólares, unos 130 mil millones de pesos según analiza Víctor Beker en un muy documentado estudio de la Universidad de Belgrano, insospechada de tendencias populistas.

Para observar el contraste entre el tratamiento gubernamental según el sector social que se trate, la transferencia que en teoría supondrá el Plan de Emergencia social será de 11 mil millones de pesos para todo el año 2017, si se cumpliera el plan tal cual los organismos estatales (Ministerio de Acción Social) y paraestatales (movimientos sociales) prometieron al presentarlo en sociedad.

Tan absurda resulta la transferencia que supone el Plan de Emergencia que el papa Francisco rechazó avalarlo, a pesar de las intenciones de algunos avivados de pretender utilizar su figura para legitimar el timo.

Es que comparando sólo con la transferencia que el Gobierno propició vía devaluación y quita y baja de retenciones al autodenominado “campo” que analiza Beker, se observa que por cada peso que el Gobierno y sus adláteres dicen que transferirán en un año a los sectores populares, Macri ya transfirió hace un año y de un saque nada menos que 13 pesos al sector agropecuario más poderoso, en particular los exportadores de granos.

En fin, de todas formas tanto esfuerzo del Presidente y su equipo, que según dicen los medios oficialistas (casi todos) bate récords de eficiencia y popularidad nunca vistos en los últimos cincuenta años, ese tremendo sacrificio ahora mismo está cayendo en saco roto.

Sucede que según ha trascendido, en los carpetazos con los resultados de los focus groups que van y vienen por los despachos oficiales, pasa el tiempo y cada vez sigue apareciendo con más intensidad y frecuencia que los reclutados en los grupetes insisten en que “Macri gobierna para los ricos”.

¡Pero qué injusticia, cuánta ingratitud puebla los corazones de la gente! ¿Qué nos pasa a los argentinos, estimados lectores de PERFIL? Menos mal que Alejandro nos da magníficos talleres de entusiasmo y cada tanto nos habilita un canuto, que si no, …

(*) Director de Consultora Equis.