COLUMNISTAS

Grandes cambios

default
default Foto:Cedoc

En 2014 comenzará mi vida como ex hincha de Independiente. Hace un par de días, tomé la dura decisión de dejar de ser hincha de Independiente de Avellaneda, que otrora supo tener en su banco a Pastoriza como director técnico. Ya recibo por mail o en internet las primeras consecuencias de mi decisión. Mi “traición” al club de mis amores, no tiene nada que ver con el equipo, ni con el fútbol en sí mismo, ni con sus grandes ídolos a los que sigo admirando. Me cansé de ser hincha, me aburrí. Ya no le encuentro un motivo al hecho de sentirme enamorado de una camiseta. ¿Seré un hecho inédito en la historia del fútbol nacional? La respuesta es sencilla y no hay que dramatizar: se acabó el amor. El fútbol ocupa mucho espacio, pero no es lo más importante. El 2014 será un año del despegue para los argentinos que siempre estamos en pleno movimiento; somos inquietos como hormigas, esperanzados como curas; siempre con ímpetu para implementar nuevas a fabulosas ideas. Eso lo habremos heredado de Borges quien en 1954 ya tenía razones disparatadas que escribió en su ensayo El escritor argentino y la tradición. Borges no es buen ejemplo, ahora que lo pienso.
Auguro para 2014 grandes cambios. Macri subirá el boleto del subte. La tarifa de la luz, también se irá por las nubes. “Hay que arreglar los cables para que no hayan más cortes. La culpa es de la empresa”, algo así nos dirán tratando de justificar el tarifazo. Más allá de estos detalles de la economía local, el 2014 será un gran año para todos, por lo menos eso espero. Desde 1998 que espero un año como 2014. Nunca antes se venderán tantos autos como a comienzos de este año que nace; la gente comprará autos para rajarse a Uruguay, a Brasil, algunos más atrevidos a Chile. Lo único que espero (no puedo comprarme un auto) es que los alimentos en el supermercado no suban tanto de precio. Con eso me conformo.

Pese a todos estos detallecitos, será un año clave. En julio, sin ir más lejos, tendremos todas las oportunidades para ganar el Mundial en Brasil. ¡Otro Maracanazo, será posible! Sobre economía y política no me animaría a expresarme mucho porque no sé. Pero espero sea un gran año, que nuestra querida presidenta Cristina, realice una gran tarea digna de su coraje e inteligencia.

Creo que llegó la hora de que todos los argentinos le escribamos una carta a Cristina con los diez puntos clave que hay que resolver de manera urgente. Yo empezaría mi carta a Cristina así: “Querida Cristina: reina divina, gracias por todas las conquistas sociales que lograste en estos años. Te bancamos a muerte. Pero queremos más, queremos tener más luz, queremos más agua y sobre todo queremos no sentir frío en invierno por la falta de gas”.

Quiero decir unas palabras con respecto a un tema álgido: la inseguridad. Es imposible de la noche a la mañana, convertirnos en un país seguro. Alemania es un país seguro, con sólo decirles que en los diarios no hay página policial. Pero es una sociedad blanca que obedece a los semáforos como ninguna otra. Aunque instalemos millones de cámaras y miles de sistemas de seguridad, no seremos un país seguro. Los políticos mienten en este tema. Ya vieron lo que le pasó a Valeria Mazza, le robaron igual, pese a sus 15 cámaras de seguridad y su centro de monitoreo en el sótano. Ser “seguros” es casi lo mismo que tratar de solucionar el tránsito en la ciudad, algo otra vez imposible. Habría que dejar de comprar autos, algo que los argentinos no pueden parar de hacer. Hasta el argentino más indigente tiene un auto. En fin, entonces sueño con un 2014 con menos autos, menos heladeras, menos televisores, más trabajo y una educación que sea el pilar de toda la sociedad. ¡La educación tiene que ser lo más importante del país y el país tiene que estar girando en base a la educación! Sólo así, podremos sentirnos seguros.

*Escritor y periodista.


Washington Cucurto


Temas: