COLUMNISTAS

Haberlos juntado

Scioli, Macri y Massa tendrán la responsabilidad de cohabitar el liderazgo político. Los tres estuvieron en la inauguración del edificio de Perfil.

PERFIL COMPLETO

Foto:Sergio Piemonte

Desde 2003 que no se vota por presidente sin que haya un claro indicio de quién podrá ser electo.

Menos aún que haya tres candidatos y no dos, como fue siempre la norma, que acumularán una muy importante cantidad de votos. Tanto como para darles aun a los que no salgan electos un papel muy relevante en la política de los próximos cuatro años. Y quizás por esa fuerza comparable entre los tres candidatos es que no se los ha podido juntar, no sólo en un debate sino en una fotografía compartida, durante toda la campaña.

Gane quien gane este domingo y sea finalmente electo presidente, será fundamental para el país que estas tres fuerzas coordinen sus acciones y acuerden estrategias y políticas de Estado, para que la Argentina atraviese con el menor costo posible las turbulencias inevitables que tendrán que generar las correcciones acumuladas tras doce años de obstinada terquedad en producir cualquier adecuación de rumbo.

Juntar a los tres candidatos es producir un acto de madurez y un gesto de que se inicia un nuevo ciclo

Conscientes de que juntar a estos tres candidatos era producir un acto de madurez política y un gesto imprescindible para señalar que la Argentina comenzará un nuevo ciclo, se programó el evento de celebración del aniversario de los 10 años de este diario y la inauguración del nuevo edificio de Editorial Perfil para el último día hábil previo a las elecciones presidenciales. Y así poder gestar una reunión donde la inauguración de la mayor redacción multimedia de la región simbolizara el reconocimiento a la importancia que para la democracia tiene la libertad de prensa, e hiciera comprender a los tres candidatos que no podían rechazar la invitación a hacerse presentes.

La existencia de este sistema político ternario donde ninguna fuerza tendrá por sí la mayoría en el Congreso, ni en ningún conjunto de representación de los poderes del Estado, implica el comienzo de una época donde el ejercicio del poder público tendrá que ser diferente al de un presidencialismo todopoderoso. Scioli, Macri y Massa tendrán la responsabilidad de cohabitar el liderazgo político de los próximos años compitiendo, pero de una manera colaborativa incluso para beneficio de aquellos a quienes no les toque gobernar.

El mejor ejemplo a no seguir es el de Brasil, donde el enfrentamiento entre oficialismo y oposición, PT y anti PT, tras las últimas elecciones alcanzó el grado de grieta tan abismal que terminó arrastrando a la crisis tanto al oficialismo como a la oposición.

Perfil se enorgullece de haber podido gestar este momento de los tres candidatos, que ojalá sea un punto de inflexión que haga este tipo de encuentros algo normal. Y le reconoce a Scioli, Macri y Massa haber venido a pesar de haber sido muchas veces criticados por los medios de esta editorial. Nos gusta pensar que esa misma crítica pareja a todos los sectores y desde el primer día de cada ciclo político, sin aumentar ni disminuir su voltaje por desventajas o afinidades, hizo también posible que los tres candidatos se juntaran en nuestras redacciones y sea una aceptación hacia el futuro de que el papel de la prensa debe ser crítico y los políticos aceptarlo sin represalias.

Un buen ejemplo es la campaña de los 10 años de PERFIL, cuyo eslogan es “Un diario creíble en un país increíble”, que ganó el Lápiz de Oro del mes de setiembre a la mejor campaña publicitaria, donde se critica a todos los sectores políticos por igual (ver http://e.perfil.com/PERFIL-spots-TV) y que se difundió delante de los propios tres candidatos durante la inauguración. Allí Scioli y Macri tuvieron que presenciar los avisos que critican a sus dos gobiernos.

Que hayan venido a un lugar donde se los critica revaloriza el papel de la prensa y el aceptarlo sin represalias

En un periodismo que ha transitado los últimos años en su gran mayoría dividido entre periodismo militante y anti K, también es un buen mensaje para todos nuestros colegas que los tres candidatos acepten la crítica de los medios de Editorial Perfil por ser pareja para todos, ayudando a que no sea necesario en el próximo ciclo político que se tenga que repetir el ser oficialistas los primeros años y opositores los últimos, sino siempre igual y equitativamente críticos.

También nos enorgullece la redacción que construimos con sus estudios de televisión y radio integrados a la producción de contenidos en papel y digital. Es pública y notoria la discriminación que Editorial Perfil sufrió más que ningún otro medio desde el primer día del kirchnerismo, hace doce años y medio. Por eso, haber erigido estudios para medios audiovisuales que precisan de las licencias del Estado para funcionar, las que hasta ahora nos han sido siempre negadas, señala la visión de Editorial Perfil sobre la emergencia de una época distinta.



jfontevecchia