COLUMNISTAS

Hacia el fin del secreto bancario en Uruguay

PERFIL COMPLETO

En sólo dos años, la Argentina podrá pedir información bancaria a Uruguay sin el aval judicial. Así se desprende del nuevo sistema de intercambio automático de información que tanto Uruguay como la Argentina firmaron en Berlín, ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Y de hecho, gracias a ese compromiso, Uruguay deberá levantar el secreto bancario sin necesidad de un aval de la Justicia. Hasta la fecha, el acuerdo que se mantiene vigente entre Argentina y Uruguay necesita que el pedido de información cruzada sea avalado por los gobiernos. Pero de concretarse lo antes expuesto, si la AFIP solicitara información a un banco en Uruguay, no habría obstáculos a partir de 2017.
El nuevo sistema permitirá a las entidades recaudadoras intercambiar una amplia gama de información de entidades financieras (bancos, sociedades de bolsa y ciertas aseguradoras) referidas a cuentas de “no residentes”, incluidos los saldos y la propiedad efectiva.

El diario uruguayo El Observador destacó que “los fiscos intercambian información con fiscos de otros países” y que “el acuerdo establece que los fiscos tienen que tener acceso en forma automática a información relevante de los contribuyentes, desde cuentas bancarias hasta estados financieros y resultados de ventas de activos financieros”.

Entre los más de cincuenta países que firmaron el acuerdo también están incluidos Luxemburgo, las islas Caimán, las Islas Vírgenes Británicas, Seychelles y Suecia. AFIP suscribió en Berlín el convenio en el que participan cincuenta países y que permitirá a la entidad recaudadora acceder a información bancaria y financiera, incluidos los saldos de las cuentas y la propiedad efectiva.

Es un acuerdo entre autoridades competentes para la aplicación del Estándar Global referido al Intercambio Automático de Información de Cuentas Financieras entre las autoridades fiscales. Fueron cincuenta países –reunidos en el Foro Global Sobre Transparencia e Intercambio de Información con Fines Fiscales que se desarrolló en la capital alemana– los que declararon su compromiso de intercambiar una amplia gama de información sobre cuentas en el extranjero. Entre los países que firmaron el acuerdo están incluidos Luxemburgo, las islas Caimán, las Islas Vírgenes Británicas, Seychelles y Suecia. Argentina se encuentra dentro del grupo de países que implementará el nuevo estándar en forma temprana, lo que implica que se comenzará a intercambiar información bajo esta modalidad a partir del año 2017.

El modelo fue pergeñado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), una organización internacional que se ha convertido en un activo promotor del intercambio multinacional de información sobre cuentas financieras y otros activos en poder de personas en países fuera de su domicilio habitual. OCDE produjo el 13 de febrero de este año el documento “Estándar para el intercambio automático de información de cuentas financieras – Estándar de Reporte”, que promete revolucionar el cumplimiento de las obligaciones fiscales y los controles del delito financiero en todas las regiones del mundo.

El programa de la OCDE aparece casi cuatro años después de que Estados Unidos promulgara la Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero de EE.UU., comúnmente llamada Fatca. El Estándar de la OCDE se anticipó al primero de julio de 2014, fecha en que entra en vigencia la ley Fatca, por menos de cinco meses. El Estándar de la OCDE ofrece un marco sobre cómo las instituciones financieras y otros negocios deben llevar a cabo la debida diligencia sobre los propietarios de las cuentas financieras y cómo esta información será compartida con otros países.

Este nuevo estándar mundial propuesto por la OCDE tiene por objeto descubrir evasores fiscales a nivel internacional. Su amplio alcance cubre individuos, fundaciones, fideicomisos y empresas pantalla a través de un procedimiento de registro. Este procedimiento no se pronuncia sobre el requisito para nombrar a beneficiarios finales. OCDE se mantiene en silencio sobre los mecanismos de cumplimiento. Pronto habrá más novedades.

*Contador. Tributarista.



Guillermo Locane