COLUMNISTAS

Hiperbólico

El director de PERFIL escribe sobre la comparación de PPT con Masterchef.

PERFIL COMPLETO

Todo comenzó con un mail de Lanata recibido a la 1.08 de la madrugada del lunes pasado, en el que yo estaba copiado, y leí al levantarme. Decía: “Javier, acabo de llegar de la tele. Esta noche –no sé el promedio porque recién sale mañana –calculo que les habremos ganado a los cocineros por dos puntos aproximadamente. Ellos nos ganaron el domingo pasado por MEDIO PUNTO. Sin embargo, eso fue suficiente para que PERFIL, en su tapa de hoy, publicara un artículo donde explica “por qué los cocineros le ganaron a Lanata”. ¿El domingo que viene qué van a poner? ¿Por qué no le ganaron? O ustedes no entienden un pomo de televisión, lo que es probable, o lo hicieron de mala leche. En cualquiera de los dos casos, quería decirte que me rompe las pelotas. Copio este correo a Jorge. Saludos”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Independientemente de la contestación de Javier (Calvo, jefe de Redacción de PERFIL), pensaba responder privadamente a Lanata, recomendándole calma, porque si ya llegaba al punto de sospechar que justo en PERFIL, donde siempre más solidariamente se lo recibió, se podía tener mala leche contra él, era porque estaba pasado de revoluciones.

Sin filtro. Pero, pocas horas después, en su programa de radio de ese lunes, Lanata hizo una editorial enardecida (que se reproduce como subnota en esta misma columna, en Dijo Lanata...), donde mostró niveles de ofuscación preocupantes. Que un programa de cocineros lograra lo que ni siquiera pudo la gran mayoría de las veces el fútbol: ganarle el promedio de rating a Lanata –aunque terminara siendo sólo el último domingo–, era algo destacable. En la nota, opinaron cocineros como Maru Botana, Massey y los chefs de Tarquino y Coco Café, quienes no se dedicaron a marcar desaciertos de Lanata, sino a explicar las causas del fenómeno que resulta un programa de cocina con tanta audiencia, al que además reprocharon su formato de reality (ver PDF de la nota completa tal cual salió impresa).

Nunca PERFIL dijo “cómo el programa de cocina ‘destrozó’ a Lanata” (como él cree haber leído), sino que, por el contrario, se lo mencionó elogiosamente (“el tanque de El Trece”), destacando el rating de este programa de cocineros y lo inusual del hecho. Tampoco se habló de falta de éxito del programa de Lanata, sino que, a pesar de su éxito, había otro programa que había crecido en rating 50% el último mes.

Nadie duda de que para evaluar la trascendencia del programa de Lanata debe medirse su audiencia en relación con otros programas periodísticos y nunca de entretenimientos. ¿De dónde le vendrán esos fantasmas?

60 minutes, el programa de periodismo de investigación más premiado de la historia de la televisión mundial, fue también el más visto en su país, Estados Unidos, en 1979, 1982, 1992, 1993 y 1994. Desde entonces, los programas más vistos fueron otros: American Idol (2003-2011), series como CSI (2003), NCSI (2013) y ER (1999), comedias como Seinfeld (1995 y 1998) o Friends (2002), el reality Survivor (2001), y hasta un programa de preguntas y respuestas (Who Wants to Be a Millionaire, 2000). Pero a nadie se le ocurriría decir que 60 minutes no siga siendo el programa más influyente de la TV norteamericana. Lo mismo sucede en Argentina: no precisa Lanata hacer el programa de más rating del mes o del día para ser el más influyente.

Sin memoria. Respecto de si quienes hacen el suplemento Espectáculos de PERFIL puedan ser brutos, ignorantes y sepan o no de televisión, se podría decir que su editora jefa –Marita Otero– cubre ese medio desde antes que Lanata comenzara a hacer televisión, y el hecho de que haya sido el único diario que destacó el éxito de MasterChef de por sí indica un radar ajustado para descubrir las novedades, función primordial de todo buen periodista. Sobre la parte donde Lanata dice: “Primero vendé ejemplares, Javier Calvo, Fontevecchia”, vale responderle que, todas las veces que nos tocó competir por el reconocimiento de la audiencia en gráfica (el diario Crítica versus PERFIL o la revista XXI versus la revista Noticias), las publicaciones de Editorial Perfil tuvieron siempre promedios de venta de ejemplares (equivalente al rating en la TV) superiores a las publicaciones de Lanata. Desde ya, eso no quiere decir que hayan sido mejores en cada uno de esos momentos ni tampoco más influyentes, atributo que no se mide cuantitativamente, sino cualitativamente.

Té de tilo para Lanata, quien precisa bajar un cambio de su frenético ritmo de trabajo (ese lunes contó haber dormido sólo algunas horas) porque, a doscientos kilómetros por hora en un auto, no se ve bien el paisaje. Y si hoy ganara el Martín Fierro de Oro, que no vuelva a acelerar.  

- Qué dijo Lanata...



jfontevecchia