COLUMNISTAS TRAS LA ULTIMA SUBA A 27,25%

Inflación: el BCRA fijará tasas altas hasta marzo

En el equipo económico, por la inercia en las expectativas y las alzas de tarifas no ven margen para relajar la política monetaria. Tras el salto a 1,9% en septiembre, en octubre el costo de vida cerraría entre el 1,4 y el 1,7%.

default
default Foto:Cedoc
La determinación del Banco Central de hacer más restrictiva su política monetaria tras los datos negativos de inflación y el nuevo aumento de los combustibles harán que la tasa de referencia se mantenga en 27,75% posiblemente hasta marzo, de acuerdo con las estimaciones del equipo económico consultado por PERFIL.

El organismo que preside Federico Sturzenegger decidió el martes pasado elevar unos 150 puntos básicos su tasa, y argumentó que el aumento en el precio de los combustibles que se conoció el lunes fue “superior a lo esperado”, 10% y acumula una suba de 25% en lo que va del año. “El aumento en los surtidores junto con el dato de inflación de septiembre de 1,9%, muy por arriba de los objetivos, hace que no creamos que haya cambios en la tasa hasta marzo de 2018”, apuntaron en el gabinete económico.

Para los analistas, el panorama es desafiante. Guido Lorenzo, economista de ACM, señaló que el nivel de tasas probablemente “se mantenga al menos hasta fin de año porque con los aumentos de tarifas que se vienen es esperable que haya un fuerte efecto de segunda ronda y el Central no va a querer arriesgar subestimar la inflación núcleo nuevamente”.

Las proyecciones privadas de inflación para octubre y lo que resta del año quedan por arriba de los objetivos de la autoridad monetaria. Así lo muestran los números de ACM, y Guido Lorenzo detalla que la medición de octubre se ubicará entre 1,4% y 1,7% porque con los aumentos de nafta y transporte, la medida de octubre puede haber saltado hasta 0,2%.

Por los efectos de segunda ronda, el economista sostiene que en el trimestre se espera un adicional de 1 a 1,2% a la medición normal de precios al consumidor. “Hasta que la inflación core –fuera de los precios regulados– no baje desde el 1,6% actual a 1,3% en el trimestre, el BCRA no va a bajar tasas”.

Federico Furiase, director de Eco Go, fue el más optimista. Consideró que octubre medirá 1,3% y aclaró que el problema principal para bajar la inflación a 1% mensual es la inercia en las expectativas de inflación, especialmente teniendo en cuenta el “combo de noviembre con aumentos de electricidad y agua y diciembre con aumentos en gas, prepagas y servicios domésticos”.
Entre las voces más críticas, el déficit fiscal reaparece en el centro de la escena, más allá de la disparada del precio del combustible y los servicios que estaban previstos.

Efectividad. Según Ramiro Castiñeira, economista jefe de Econométrica, la reciente suba de la tasa por parte del Banco Central “no es una herramienta muy efectiva, porque los niveles de inflación de ahora tienen un origen de naturaleza fiscal”, entonces no hay un impacto por los cambios en política monetaria, evaluó. De cara a los próximos meses, Castiñeira estimó que el Central no elevará por arriba de 28% la tasa de política monetaria –el centro del corredor de pases a siete días–.

Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis, agregó que un aumento en la tasa es poco probable porque implica un costo cuasifiscal al poner en juego la sostenibilidad de la deuda.
Por el momento, las perspectivas de inflación para 2017 se encontraban en 22%, de acuerdo con el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que difundió el Banco Central el 3 de octubre sobre las proyecciones de bancos y consultoras, unos 5 puntos por arriba del techo de la meta oficial, 17% . Lorenzo señaló que las empresas se preparan para cerrar el año con un 23% de suba de precios, y estiman que en 2018 esa cifra será 15%.


Temas: