COLUMNISTAS 17 DE MAYO

Internet y la expansión de los negocios

PERFIL COMPLETO

Internet es una de las herramientas más poderosas y revolucionarias. Su potencial para facilitar los procesos de socialización, el acceso a la información, el trabajo colaborativo, la creación y expansión de negocios, entre muchos otros, la convierten en una fuente de oportunidades y beneficios para aquellos que tienen acceso a ella.

Internet dinamiza la economía. Crea nuevas oportunidades de negocio y de empleabilidad, abre mercados y permite la llegada a nuevos consumidores, genera empresas que nacen globales dando lugar al surgimiento de una nueva economía caracterizada por la utilización de la red en todos los procesos de incremento de valor de la empresa.

La experiencia argentina demuestra que el desarrollo de un ecosistema de internet, si bien incipiente, es capaz de provocar un aumento en la innovación y la productividad; la creación de nuevos negocios e inversiones; nuevos puestos de trabajo y un aumento en el nivel de ingresos medio de los hogares. Las oportunidades de negocios que ofrece internet resultan evidentes y cristalizan en la generación y performance de nuevas empresas globales de bandera nacional.

En el contexto actual, de acuerdo a estudios de eMarketer, el comercio electrónico aparece como una fuente de crecimiento económico continuo, con proyecciones de ventas por más de US$ 6.400 millones para 2016 en Argentina. Según datos de la Cepal, las visitas a sitios de tiendas comerciales alcanzaron en Argentina el 80% del total de usuarios, agregando que en 2011 las transacciones de comercio electrónico ascendieron al 0,6% del PBI.

No obstante, la velocidad en la que internet dinamiza la economía y su impacto dependen de aprovechar al máximo las potencialidades y superar los desafíos que internet, por sus propias particularidades, impone. Argentina ha avanzado en niveles de penetración de internet, tanto en los hogares residenciales como en las organizaciones, y también ha aumentado el acceso a banda ancha. En el país, la penetración de internet es mayor que en Brasil y México, entre otros. De acuerdo con datos del Indec, el 54% de las personas residentes en hogares urbanos del país cuenta con acceso a internet, superando el promedio regional y global. Los accesos con tecnología inalámbrica, satelital y otras representaron el 66,8% de los accesos de banda ancha en septiembre de 2013 e impulsaron el crecimiento de las cuentas de banda ancha con un incremento de 27,5% en un año, mientras que las conexiones ADSL representaron el 26,2% del total de cuentas de banda ancha. Por su parte, un estudio de Ipsos revela que la penetración de los teléfonos smart con acceso a internet es en la Argentina del 30,7% del total de la población.

Sin embargo, las estadísticas que muestran el progreso también muestran las áreas a trabajar para asegurar el crecimiento. En términos de accesibilidad a internet, la brecha digital persiste, mostrando inequidades dentro del territorio, según área geográfica, nivel socioeconómico y educativo. Por otra parte, también se refleja en la diferencia entre grandes empresas y pymes.

A fin de potenciar la productividad y el desarrollo generados por internet, uno de los grandes desafíos es fomentar la inversión pública y privada en infraestructura actualizada de redes para evitar la saturación por el continuo crecimiento: una inversión que acompañe el crecimiento de la demanda. Para superar las desigualdades, es necesario extender las redes de fibra óptica en todo el territorio, así como mejorar el acceso a la banda ancha y su calidad.

Sin embargo, esto no es suficiente, ya que las soluciones de infraestructura deben estar acompañadas por un conjunto de otras políticas que generen demanda de esa infraestructura, potenciando el desarrollo de lanzamientos y su inversión en tecnología.

Las políticas públicas tienen un rol clave en fomentar el desarrollo de lanzamientos y su inversión en tecnología. Entre las políticas reconocidas por haber logrado este efecto en el ámbito de internet encontramos el fomento vía la creación de esquemas impositivos que alienten al sector, y el mayor acceso al financiamiento, entre otros.

En conclusión, accesibilidad es la clave para el desarrollo de un ecosistema de internet sin brechas digitales. Accesibilidad a la infraestructura y calidad adecuadas, buscando la innovación como objetivo.

*CEO de AmCham Argentina.



Alejandro Díaz