COLUMNISTAS

La agenda educativa del próximo presidente

La educación superior es una prioridad para Scioli y Macri y no son muchas las diferencias que separan a sus proyectos académicos. Coinciden en buscar mayor formación para los alumnos, extender los programas de becas y mejorar la articulación entre las instituciones.

PERFIL COMPLETO

Hoy, 22 de noviembre, se elige a la máxima autoridad de nuestro país, que conducirá el destino de la República hasta el año 2019. Muchas serán sus responsabilidades pero, entre  ellas, está  la educativa.
El presidente es quien, según nuestra ley, “fija la política educativa y controla su cumplimiento” (artículo 4, Ley 26.206 de Educación Nacional). De su liderazgo dependerá, en gran medida, la enseñanza y el aprendizaje de los estudiantes en Argentina. Será quien nombre al ministro de Educación de la Nación, máximo responsable de asegurar el cumplimiento de la ley antes citada y de coordinar la política educativa con las provincias”. Es por todo ello que, en el ballottage estaremos votando educación.

Propuestas. Pues bien, veamos qué proponen los dos candidatos. En el marco de la campaña #YoVotoEducación (www.yovotoeducación.org.ar), ambos partidos, Cambiemos y Frente para la Victoria (FpV), respondieron preguntas iguales donde fijaron las bases de sus propuestas. Coincidieron en que el mayor desafío de la educación nacional es la baja calidad educativa y en que la manera de mejorar era a través de la formación docente, pero tuvieron diferencias en cómo llevar adelante un programa en tal sentido.
Las prioridades de Cambiemos se focalizaron en recuperar el prestigio del maestro, garantizar el aprendizaje de todos los alumnos y en extender la obligatoriedad escolar desde los 3 años con un amplio programa de inversiones.
Las prioridades del FpV fueron la ampliación de la oferta educativa (cien mil egresados más en secundario y asegurando oportunidades para otros cien mil en nivel inicial de 3 y 4 años), mejorar la formación docente y la atención de poblaciones prioritarias.                    
En cuanto a cómo mejorar los aprendizajes de los alumnos Cambiemos respondió haciendo referencia a la necesidad de una “revolución educativa” asociada a innovación y mediante la utilización de las nuevas tecnologías, que mejore los resultados de los Operativos Nacionales de Evaluación de los últimos años y a través de un Plan Nacional de Mejora del Aprendizaje que se constituirá en una “herramienta fundamental” donde se diagnosticará la situación de cada jurisdicción y a partir de ello, se establecerán los objetivos y sus métricas para la evaluación del progreso. Se proponen metas concretas de mejora para las pruebas ONE y PISA, en el secundario.
El FpV contestó haciendo hincapié en el “desarrollo de capacidades complejas a partir de una pedagogía de alta calidad”. Su propuesta intentará desarrollar esas capacidades mediante el desarrollo de habilidades emocionales y sociales. Para ello se propone el fortalecimiento de las competencias de los docentes y diversas acciones de apoyo (formación continua, TICs, provisión de libros, etc).

Universidad. Ambos partidos ven en la educación secundaria un complejo desafío. En tal sentido, y respecto del acceso a la educación superior, Cambiemos propone trabajar en la educación media en la mejora de cantidad y calidad en el egreso lo cual favorecerá a la educación superior y universitaria. Propone expandir el Programa Nacional de Becas, haciendo hincapié en carreras afines a la Ingeniería y Ciencias Exactas. El FpV sugiere la mejora en el secundario para lograr una articulación mayor con la educación superior, pero su propuesta proyecta,  “la plena articulación de las universidades con el sistema científico” para fortalecer el desarrollo integral del país enfatizando que las universidades y los institutos de investigación universitarios deben comprometerse activamente con un “proyecto de país”.
En ese sentido prevé políticas de permanencia y egreso
(que van desde sostener el actual sistema de becas, ampliar beneficios, transporte más barato, comedores para estudiantes y textos). Propone impulsar modificaciones administrativas y didácticas en la enseñanza superior, y establecer metas, a través de los sistemas de
evaluación y acreditación, “para que se corrijan las enormes dificultades que hay en la retención y el egreso de los estudiantes”. Respecto de la promoción de carreras Cambiemos aconseja promover un fuerte crecimiento de las economías regionales de manera que el desarrollo económico-social y educación sean políticas públicas.
El FpV comenta en este aspecto focalizar en el sistema de becas, privilegiando a las carreras prioritarias, teniendo en cuenta la situación socioeconómica del estudiante y su rendimiento. Propone establecer un acuerdo con el mundo empresario tal que haya un compromiso previo de obtener trabajo en esas carreras, relacionar el presupuesto universitario con estas prioridades, avanzar con el prestigio de estas carreras desde el secundario y los medios masivos.
Quizás lo más relevante de ambas propuestas es la toma de conciencia del enorme desafío que tiene el país en materia educativa. Ambos candidatos vienen con ocho años de gestión y experiencia en la materia. La dimensión y la enorme problemática del conurbano bonaerense, con altos niveles de ausentismo, huelgas, violencia y muy baja calidad, es quizás el mayor problema educativo del país. Se necesitará un enorme compromiso y liderazgo para hacer realidad una mejora educativa en Argentina.

*Presidente de Educar 2050.



Manuel Alvarez-Trongé