COLUMNISTAS OPINIÓN

La era pos Galuccio

La idea del Gobierno de armar una conducción de dos cabezas, con Darré en lo ejecutivo y Miguel Gutiérrez, de pasado financista, como presidente, no funcionó.

PERFIL COMPLETO

“A los tres días de que empezó a trabajar, ya se veía que no iba a andar”. La definición sobre el desempeño del ahora ex CEO Ricardo Darré en YPF la hace un experimentado hombre del sector energético, que si bien valora las cualidades personales y técnicas del petrolero, asegura que no tenía el liderazgo para “un monstruo” como éste.

La idea del Gobierno de armar una conducción de dos cabezas, con Darré en lo ejecutivo y Miguel Gutiérrez, de pasado financista, como presidente, no funcionó. El antecedente era una figura como la de Miguel Galuccio que concentraba todo el poder, con un perfil altísimo. “Galuccio puso mucho foco en la producción y en lo no convencional, aún al punto de generar varios negocios que no comparto, y de endeudar mucho a la empresa”, asegura el hombre de referencia para empresas de hidrocarburos en todo el mundo, de buen vínculo con el entrerriano. “Pero Darré nunca pudo asentarse y de hecho, no consiguió ni siquiera lanzar un plan a 5 años que se venía trabajando”, añadió el consultor.

Por último, concluye: “Afuera este cambio puede no ser bien visto, porque ya no se usa que confluya todo el poder en una persona; pero hacia adentro, la fortaleza le permitirá planificar y darle un rol claro a la compañía”.