COLUMNISTAS RELACIONES CERCANAS

La familia y los negocios que unen a Trump con Dujovne

El padre del nuevo ministro construyó las torres de Trump en Punta del Este. Y el cuñado del economista es el principal desarrollador inmobiliario de Trump en Argentina y en Uruguay.

Trump y Dujovne
Trump y Dujovne Foto:Afp

El flamante ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que se destacó como columnista de TN y del diario La Nación, representa un hilo conductor que conecta directamente al gobierno de Mauricio Macri con los negocios de Donald Trump en Buenos Aires y en Punta del Este. El padre del economista de 49 años que reemplazará a Alfonso Prat-Gay, es el arquitecto Berardo Dujovne, creador de Dujovne-Hirsch & Asociados, la constructora que levantó la Trump Tower en Uruguay. Mientras que el cuñado de la nueva estrella del firmamento macrista es Moisés Yellati, dueño de YY Development Group, que desarrolla junto a Trump el proyecto de Punta del Este, como adelantó el sitio borderperiodismo.com. Yellati es, además, el argentino más cercano al magnate norteamericano: tuvo el privilegio de brindar con Trump en el bunker del hotel Hilton de Nueva York cuando el republicano ganó la histórica, y sorpresiva, elección en los Estados Unidos.

“El Trump mediático es distinto al que conozco yo. Es una persona a la que le gusta trabajar en equipo, muy respetuoso y que le da mucho lugar a la gente talentosa”, aseguró Yellati. "Teníamos un terreno privilegiado en Punta del Este, frente al mar, y evaluamos la mejor opción para desarrollarlo. Allí se nos ocurrió contactar a los Trump, que se la jugaron porque no tenían ninguna presencia en la región, salvo en Panamá. Decidieron confiar en nosotros y se fue generando una relación de mucha amistad y confianza, más allá del negocio puro", confesó el cuñado de Dujovne cuando se hizo famoso porque se supo que tenía negocios con el futuro presidente de los Estados Unidos.

Algo en común tiene Macri con Trump: los empresario-presidentes saben que los vínculos personales alimentan las relaciones comerciales. El padre del nuevo ministro de Cambiemos, por ejemplo, también fue el encargado de desarrollar Molina Ciudad, el complejo de lofts en los terrenos de la ex fábrica de Alpargatas, en Barracas, donde el presidente Macri es propietario, a través del Fideicomiso Caminito.

En una extensa investigación sobre los negocios de Trump en América Latina, el periodista Martín Sivak reveló que el magnate norteamericano, que en pocos días reemplazará a Barack Obama en la Casa Blanca, no ha invertido su propio dinero en los proyectos de la región, sino que cobra a los desarrolladores locales por dejarles usar su nombre: recibe un pago inicial y luego comisiones de las ventas (que van del 5 al 13%) y administra los hoteles.

“En cada uno de los emprendimientos, la familia Trump procuró el respaldo de los gobiernos locales con declaraciones públicas y con beneficios impositivos o exenciones. En el caso de Punta de Este consiguió muy poco: unos metros más de altura para el helipuerto”, advirtió Sivak en un trabajo que se publicó en diario PERFIL y chequeado.com. El helipuerto en el último piso permitirá a los inquilinos que viajen desde Buenos Aires realizar allí mismo el trámite de Aduana y Migraciones. La Trump Tower de Punta del Este también tendrá departamentos premium y demandó una inversión de 100 millones de dólares. Es una torre cilíndrica, con 157 departamentos de amplias dimensiones y vista al mar en casi todas sus unidades. 

Además del emprendimiento que se está levantando en Uruguay, los socios rioplatenses de Trump también proyectan una nueva torre en Argentina. Será un edificio emblemático, en pleno centro porteño, a metros de la avenida 9 de Julio. El proyecto cuenta con un presupuesto de 100 millones de dólares y tendrá oficinas distribuidas en 35 pisos de 800 metros cuadrados cada una, con cocheras y cuatro subsuelos. En total, tendrá 47 mil metros cuadrados.

Los constructores aspiran a que la Trump Tower de Buenos Aires pueda comenzar a construirse el año que viene y sueñan con poder inaugurarla en 2020. En YY Development Group aseguran que solo faltan detalles administrativos para que arranque la obra. Una versión, nunca desmentida desde el Gobierno, sostiene que este megaproyecto estuvo presente en la conversación que recientemente tuvieron Trump y Macri, cuando el argentino llamó al electo presidente norteamericano para felicitarlo por su triunfo frente a Hillary Clinton.

En sus columnas periodísticas, Dujovne había pronosticado un futuro complejo para la economía argentina tras la victoria del empresario norteamericano. El panorama, quizá, no sea tan sombrío para los negocios de Trump en la Argentina.